CIUDAD REAL

Habemus toro y torero en la última de Feria, Juan Leal puso el broche de oro

Salió por la puerta grande del coso manchego tras cortar dos orejas; Fernando Tendero y Galdos, saludos desde el tercio
lunes, 19 de agosto de 2019 19:47
lunes, 19 de agosto de 2019 19:47

No tuvieron suerte ni Fernando Tendero ni Joaquín Galdós de conseguir pasear una oreja con faenas importantes que se malograron con la espada. Como viene siendo habitual durante los días de Feria, tras deshacerse el paseíllo se escucha el Himno Nacional y los aficionados le brindan la primera ovación de la tarde.

Llevábamos una feria de luces y sombras en las que no terminaba de surgir la magia en el albero. Siempre faltaba algo, una chispa que emergiera y calara en el tendido por igual. Aunque hoy ha sido la tarde en la que menos espectadores han acudido a la plaza, ha sido la tarde en la que más se ha visto. La más completa y en la que el toreo al natural ha sido de gran pureza y alcanzando cotas muy elevadas. Los tres toreros han toreado con la mano millonaria y los tres han dejado esa impronta de regusto, de hacer las cosas bien y de torear muy despacito.

Quien también ha estado toda la tarde presente y echando su mágico capote ha sido la Virgen del Prado, patrona de la capital, y en honor a ella se han confeccionado la Feria. El primer capote se lo echó a Tomás Copete y a uno de los monosabios. El segundo, a Jorge Fuentes. Estuvieron a merced del toro los tres, pero gracias a ese capote invisible lograron salir ilesos en la tarde.

Juan Leal venía cubriendo la sustitución que dejó David Galván y sorprendió a los presentes, con el segundo de la tarde se vivió el buen toreo de manos bajas, de despaciosidad y de cadencia. Toreo del gusto de la afición y de todos en general. El toro también tuvo la culpa de que se lograra esa simbiosis que hace que el empaque llene. La estocada final le permitió el corte de las dos orejas. Con el quinto, no tuvo suerte, vuelta al ruedo por su constancia y arrimón, puesto que el de Las Monjas estuvo poco colaborador, todo lo tuvo que hacer Leal y aún así no transmitía.

A Fernando Tendero se le esperaba en su plaza y en su tierra. La afición le tiene un gran cariño y quería verlo cruzar la puerta grande, pero no hubo suerte. La espada malogró la faena a su primero en la que imperó el temple y la entrega del torero. Su faena fue silenciada sin opción al triunfo, por el fallo con la tizona. Escuchó un aviso mientras descabellaba. Al igual que lo escucharía en el cuarto, pero de este segundo toro, hay que destacar lo despacito que toreó y los naturales de gran belleza, con esa templanza que le caracteriza. Aunque en esta ocasión dejó media en buen sitio, pero no fue suficiente para tocar pelo.

Joaquín Galdós, por su parte, dejó un ramillete de bellas verónicas, parecía que el toro iba a embestir tal como lo había hecho en la capa, pero en la salida del caballo, el astado cambió y todo lo tuvo que hacer el matador, que saludó desde el tercio. En el sexto, se desquitó Galdós, aún así la espada fue traicionera y no le facilitó que cortara ningún apéndice, pero ahí quedó su toreó largo y hondo al natural.

 

Ficha técnica:

Con algo más de un cuarto de plaza, se ha lidiado un encierro de Las Monjas con toros bien presentados, destacando el tercero de la tarde.

Fernando Tendero, silencio tras aviso y leve petición de oreja, con saludos desde el tercio tras aviso.

Juan Leal, dos orejas y vuelta al ruedo.

Joaquín Galdós, saludos desde el tercio y ovación.

 

Cuadrillas, se ha desmonterado Óscar Castellanos y Miguel Ángel Ramírez de la cuadrilla de Fernando Tendero en el cuarto y Jesús Nicolás Aguado, en el sexto, de la cuadrilla de Galdós. Bien con la brega Jorge Fuentes.

 

 

Fotogalería: Raquel Montero

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia