inicio
Roca Rey salió a hombros después de firmar una gran faena repleta de verdad, entrega y variedad. Manzanares consiguió un apéndice gracias a una labor compuesta y torera, mientras que Castella se marchó de vacío ante una corrida de Cuvillo muy al límite salvo un extraordinario ejemplar
Carlos Bueno - 16/03/2018
Jacobo Silvestre
Jacobo Silvestre

Se acabó el papel para ver a Roca Rey, también a Manzanares y a Castella, pero sobre todo al torero peruano, que no defraudó un ápice. Su entrega volvió a ser total y nadie salió defraudado de su actuación. Por el contrario, sí que decepcionó el juego general de la corrida de Cuvillo, muy al límite de las fuerzas y de la casta, salvo el magnífico ejemplar que saltó en tercer lugar.

Y es que se había devuelto el tercero por inválido y Roca Rey corrió turno para encontrarse con ese astado extraordinario al que Castella quitó por tijerillas y el peruano replicó por saltilleras. El run run precedió a un inicio de faena de infarto. De rodillas en el tercio le dio dos pases cambiados por la espalda. Rugieron los tendidos y ya no dejaron de hacerlo a lo largo de una faena compacta, de gran compromiso, todo muy ceñido, muy ligado, muy vistoso, variado, impredecible, sorprendente. Siempre asentado de plantas y con una autoridad arrolladora. Hubo fases de toreo en redondo muy por abajo y de naturales y de pecho largos como un tren. No perdió cadencia ni intensidad la faena en ningún momento y tras la estocada las dos orejas fueron irrefutables.

Al sexto, que era el sobrero, lo recibió a la verónica de rodillas, signo inequívoco de su inconformismo y predisposición. Pero el animal no se tenía en pie, lo que enervó al público e impidió que el torero pudiese llevar a cabo algo parecido a una faena.

Apenas podía desplazar su anatomía el que abrió festejo. Sus 537 kilos parecieron pesarle como si de una tonelada se tratase. Frente a eso Castella sólo pudo justificarse con buenas intenciones. El segundo de su lote tuvo tanta clase como escasez de fuerzas, y la faena del francés transcurrió entre la corrección, la voluntad y un tanto de frialdad. Se sintió más cómodo muleteando en la corta distancia en la parte final, lo que tuvo mayor eco en los tendidos, y tras una estocada defectuosa hubo cierta petición.

El segundo de la tarde viajó con más profundidad por el pitón izquierdo, pero Manzanares se sintió más cómodo toreando en redondo a pesar de que en varias series el animal recortó su viaje al tercer muletazo. Tuvo importancia la faena del alicantino, ligada y con ritmo, torera y con empaque, y tras la fulminante estocada le fue concedido un apéndice.

No le permitió redondear la tarde el quinto, que calamocheó en exceso desluciendo los primeros compases de la labor de José Mari, que, sin demasiadas apreturas, consiguió por momentos firmar varias tandas de notable vistosidad. Pero su largo e intermitente quehacer sólo tuvo cierto eco en una parte final mucho más decidida y autoritaria.

 

Ficha del festejo:

16 de marzo, Valencia. 7ª de Fallas. Lleno de “No hay billetes”. Toros de Núñez del Cuvillo, el 6º lidiado como sobrero tras devolverse el 3º y correrse turno. Desiguales de presentación y juego. 1º descastado, 2º y 4º manejables, 5º deslucido. Sobresalió “Rosito”, lidiado en tercer lugar tras devolverse el titular y correrse turno.

Sebastián Castella: silencio y saludos tras petición.

J. Mª. Manzanares: oreja y saludos tras aviso.

Roca Rey: dos orejas y silencio.

 

FOTOGALERÍA

 

TORO A TORO

6º (Cuvillo): No se tenía en pie el toro y ROCA REY no pudo llevar a cabo faena ante el enfado general del público. SILENCIO

5º (Cuvillo): A pesar de su cierto calamocheo el toro repitió en la muleta de un MANZANARES templado y seguro que, sin demasiadas apreturas, consiguió limarle asperezas y convencerle para que siguiese su muleta. Faena con altibajos que subió enteros en la parte final con el alicantino mucho más comprometido y autoritario. SALUDOS

4º (Cuvillo): Toro de gran clase pero con las fuerzas justas. La faena de CASTELLA entre la corrección, la buena voluntad y la frialdad. Se sintió más cómodo en la parte final en la corta distancia, y tras una estocada trasera y desprendida hubo petición. SALUDOS 

3º (Cuvillo): Se devolvió el titular por inválido y se corrió turno para que saliese un astado de juego extraordinario al que ROCA REY realizó una faena grande. Muletazos por abajo en redondo y muy largos algunos naturales. Labor compacta, de gran compromiso, temple y ligazón, vistosa, variada y sorprendente. Todo con gran autoridad y siempre muy asentados de zapatillas. DOS OREJAS 

2º (Cuvillo): Buen ejemplar que repitió sus embestidas en la muleta de MANZANARES, con más profundidad por el pitón izquierdo, aunque el alicantino se sintió más cómodo toreando en redondo a pesar de que en varias series el animal recorto su viaje al tercer muletazo. Estocada fulminante. OREJA 

1º (CUVILLO): Toro con las fuerzas al límite que apenas se desplaza. Intenta CASTELLA obligarle a embestir con determinación, pero lograrlo es pura quimera. SILENCIO

 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.