inicio
Paula Mendieta - 23/06/2017

Mi pasión siempre ha sido escribir. Mi vida, dedicarme a darle voz a mi alma. Como lo era para ti torear, Iván. Como lo hacías tú…

Pero esta vez no, estoy perdida. No sé cómo empezar a escribir estas líneas. Fandiño, te confieso: no estoy preparada.

No estoy preparada para describir esta tristeza tan profunda que nos has dejado e intentar transmitirla en mis escritos. No estoy preparada para desgarrar mi rabia con palabras. Porque te juro, no me va a aliviar.

Aunque maestro, escribir me aliviará. Como te aliviaba a ti torear. Y me purificarán estas lágrimas el alma, como lo hacías tú vertiendo tu sangre en el albero.

Lo siento Iván, perdóname. Porque aunque no pueda devolverte la vida en estas líneas, me la devolverás a mi, por escribir de ti: Fandiño.

De canela y oro vestido, en ese sábado traicionero. Y como desde entonces se tiñe de canela el cielo. De tormenta, de lamentos. Porque llora la pérdida de un gran torero. Y si me estáis leyendo, si oís de vez en cuando truenos, ¡qué nadie se alarme!, que ruge un león en el cielo. Que allí arriba, se ha vestido de torero. Y si las nubes tapan el sol desde entonces, si ya no lo veis brillar, es porque simbolizan fumata blanca y cuando al viento oigáis silbar: ¡habemus torero! es San Pedro a Jesús gritar.

Perdóname Iván una vez más. Por no conseguir plasmar una gota de tu esencia. Por no ser lo suficientemente fuerte para unir dos palabras sin que una lágrima me deje continuar. Pero cuéntame Iván, tú que has salido por la puerta grande de Madrid: ¿cómo es la puerta grande celestial? Y dime Iván, tú que has dado el pecho a todo encaste y más: ¿cómo son en el más allá?

Si tú supieras Iván. Si tú supieras el vacío que me dejas (...) y que dejas a todo este mundo taurino. El vacío de esta maldita carta llena de oscuridad que suena a despedida. De esta carta, que aún no asimila que te haya perdido. De esta carta que nunca debería de haber escrito. 

Pero continúo estas líneas aunque me vaya agotando, porque así te alargo la vida. Porque mientras siga escribiendo seguirás con vida. Y me sigo derrumbando a cada punto y aparte que doy. Cuando ponga punto final a este mensaje y no le sigan puntos suspensivos.

No puedo pedirte nada porque estoy en deuda contigo. Pero concédeme este deseo Iván: dale un abrazo al maestro Palomo. A Víctor Barrio dile que lo echamos de menos. Que no le olvidamos. Sé testigo de la alternativa celestial de Adrián allí arriba. Y explícale maestro, explícale lo que es encerrarse con seis toros en Madrid. 

Y tú, Iván: Cuídate.

 

 

 

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   5 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.