inicio
José Luis Rodríguez García - 24/12/2016

En mi anterior y reciente artículo me ocupé de especular sobre las numerosas opiniones que se han vertido sobre el silencio del propietario de la Plaza Monumental de Barcelona, respecto a la celebración de próximos eventos taurinos, una vez derogada, por el Tribunal Constitucional, la ley catalana que los prohibía.

Un mutismo empresarial que no ha roto (que yo sepa) la familia Balañá y, dándole vueltas al caletre y a la incerteza de las corridas en Cataluña, ahora que vuelven a ser legales, me di un curioso paseo por nuestra rica lengua castellana y me encontré, a la primera de cambio, con el dicho: Ciertos son los toros.

Frase que nuestro insigne "enciclopedista taurino", don José M de Cossío, como no podía ser menos, recoge en su tratado "Los Toros" dándole la significación de indubitable certeza de suceso futuro y temido, mención que tampoco falta en la magna obra de Cervantes.

Viene, pues, de antiguo el emplearla para enunciar que algo es inminente, va a suceder y no merece la pena ponerlo en duda.

Los estudiosos de la paremiología, han examinado los sentidos y alternativas de la expresión que nos ocupa y que hace siglos cobró fortuna en nuestra habla coloquial y, miren ustedes por donde, la realidad constructiva de La Monumental les lleva ahora la contraria, pues casi existe consenso entre los eruditos de que nuestro refrán tiene su origen en la señal que se obtenía de la edificación consistente en "el castillo" (artificio de maderamen) que siglos atrás se elevaba próximos a las plazas públicas para poder enchiquerar a los toros y correrlos con motivo de victorias, festejos, bodas, etc.

La ocupación del "castillo" para estabular transitoriamente las reses bravas era una suerte de pregón material de que en aquel lugar se jugaría a los toros.

Ahora usted y yo si paseamos por la Gran Vía de Barcelona y nos topamos con La Monumental no será oportuno decir:

- Ciertos son los toros

La aptitud del empresario no se ejerce y nos quedamos sin la posibilidad del acontecimiento taurino y lejos de la probabilidad del mismo.

Estando así las cosas no hay nada más incierto en Cataluña que ver anunciada una corrida.

Nótese que por fas o por nefas los políticos han desactivado, en aquel ámbito territorial, la significación del recordado dicho. Esto hace que recuerde la segunda parte de una frase de don Miguel de Unamuno referida a Barcelona: "(…) Es la ciudad de las fachadas". Pues sí, hoy el coso barcelonés es eso: Fachada, un "castillo sin sentido".

¡Feliz Navidad y que los Reyes Magos del Año 2017 nos traigan el mano a mano del siglo XXI: José Tomás y Ponce en La Monumental!

 

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   9 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.