inicio
02/07/2017

No dudo que la intención del periodista  Rubén Amón, al escribir el artículo “FANDIÑO Y LOS CUERVOS”, bajo epígrafe “El debate”, publicado en EL PAÍS, el día 25/06/2017, fue de desaprobación de todos aquellos que, con ocasión de la muerte del torero, utilizaron la opacidad que propician las redes sociales para, ocultando la autoría hacer burla y causar dolor a los familiares de la víctima; indignación a los amigos del diestro y a las personas que respetan el pesar y sienten la humana y natural inclinación de mitigar el sufrimiento del prójimo. Por tanto nada que objetar a la intención del autor del artículo.

¿Qué ocurre para que, sin embargo, me vea concernido en lo sugerente de su enunciado debate?  Intentaré explicarlo:

Considero que los individuos que se dedican a causar daño moral  a los demás no deben beneficiarse de la interpretación que hace que se  diluya su responsabilidad bajo las denominaciones de  “tuitero”,”trol”, “hanters”, etc., pues, independientemente del nombre que les asignemos son maneras de participar en internet con efectos masivos y perversos. Se trata de entes camuflados en la niebla electrónica para menoscabar, cobardemente, la vida, el honor, la memoria, el trabajo, y el prestigio de los demás, derechos y bienes para los que se sacrifican los seres humanos.

Con acierto metafórico Rubén Amón apunta en su artículo que “El pájaro azul de Twiter se convierte en un gremlin, muta hacia una criatura carroñera, plantea los extremos de una civilización insalubre”.

Sí, auguro que nos tendremos que enfrentar con esa bandada de cuervos camuflados de pajarillos azules que, otra vez (y ya son muchas), se han echado a volar alrededor del último torero que ha perdido su vida en el ejercicio de la profesión, que él se labró  sin requerir la presencia en la plaza de los “tuiteros”.

Este es el hecho que nos vuelve a producir indignación.

Mientras escribo me acuerdo de la miserable escena de aquellos que desde la playa contemplaban como los pescadores luchaban en su barca para que no  zozobrara y poder llevar el pescado a puerto, al tiempo que los mirones,  acoquinados y envidiosos sólo temían que los hombres de la mar vencieran la galerna y pudieran volver al puerto  y recibir, de aquellos por los que salieron a la mar su abrazo. Esos oscuros  “tuiteros” son los que ocupan hoy esa playa.

A estas alturas de la película contra la tauromaquia no sé cómo puede Rubén Amós trazar el deslinde de los antitaurinos y animalistas de tales “coreografías” de vengadores contra Ivan Fandiño y su patrimonio de valor.

A mi se me hace difícil aceptar que se puedan  representar así mismos.

¿Es creíble que agreden en las redes individualmente?

¿O son el flujo de corrientes que algunos intereses promueven?

Personalmenteopino que con el Código Penal sí se puede hacer pedagogía y  el derecho a la libertad de expresión no debe ser utilizado como muleta para burlar el buen nombre de los demás.

Estamos ante conductas de autores agazapados.  Ya Martín Fierro cantó:

Si les hacen una ofensa,

aunque la echen en olvido,

vivan siempre prevenidos,

pues ciertamente sucede

que hablarán muy mal de ustedes

aquel que los ha ofendido.

La basura comunicativa se expande por las redes sociales dando rienda suelta a la injuria, la difamación, la calumnia, el insulto… y va a requerir el trabajo de legisladores, fiscales, policías, abogados y Jueces.

El pájaro azul es inocente, son los cuervos los culpables de robarle su gorjeo.

 

           

 

 

 

            

  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   8 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.