inicio
"Desconozco si a don Ramón Gómez de la Serna, creador de las ingeniosas greguerías, le pasó alguna vez por su cabeza dedicar uno de sus chispazos a la monumental colección jurisprudencial, en la que se contienen variopintas historias de litigios que hallaron solución con la aplicación de la ley"
José Luis Rodríguez García - 29/01/2018

Desconozco si a don Ramón Gómez de la Serna, creador de las ingeniosas greguerías, le pasó alguna vez por su cabeza dedicar uno de sus chispazos a la monumental colección jurisprudencial, en la que se contienen variopintas historias de litigios que hallaron solución con la aplicación de la ley. Posiblemente se le hubiera ocurrido alguna genialidad para desbaratar “resultandos,” “considerandos” y el “fallo,” que es cuando los togados con    puñetas aciertan.

A mí, a veces, me agradasumergirme en esa inabarcable colección compuesta de mamotretos (y ahora en base de datos)  en los que siempre “pesco” algo que aguijonea mi curiosidad, cuestiones que ni van ni me vienen, pero que acaban interesándome y, a veces, hastame apasionan, pues  las sentencias rezumanbúsquedade verdad. Siendo como es sabido que la verdad fetén pertenece a los dioses...

Pues bien,en mi último buceo jurisprudencial topé con una  sentencia de la A. P. de las Islas Baleares, la de 5 de julio de 2001, por  la queme entero se planteó demanda contra las Almas de dos mujeres.

Aunque no tengo, que sepa, ningún problema con el alma de nadie, lo sugerente y poco terrenal del asunto me atrapó y me enfrasquéen la lectura de la resolución y, aún después, en la verificación de la cita de los preceptos que dan solidez a la parte dispositiva.

Los lectores que hayan llegado hasta aquí se estarán preguntando: ¿Se puede sentar en el “banquillo” a las almas? ¿No corresponde a los vivos dejarlas en paz? ¿Dónde citarlas y emplazarlas para que comparezca ante el tribunal?

Centenares de preguntas se nos pueden ocurrir.

Mas no perdamos el hilo y recuperemos la sentencia.

El ámbito en que se desenvolvió la reclamación fue en un juicio verbal sucesorio para dilucidar sobre el derechosobre una finca inscrita en el Registro de la Propiedad.

El Juez de primera instancia, examinada la cuestión, resolvió por Auto la inadmisión a trámite de la  demanda contra las almas de las dos señoras y, además, contra cualesquiera persona con derecho sobre el alodio.

Los reclamante contra las almas, tal vez imbuidos por el verso:

Las almas no mueren…,

Las almas no mueren…,

¡Ni Dios, que las hizo, las puede matar!

Interpusieron recurso de apelación contra la resolución desestimatoria del juzgado y la Sala de la Audiencia, rebatiendo el argumento de los recurrentes, que alegaban habían tenido que acudir a la “ficción de la personalidad jurídica” (de las almas), si resultaban titulares de derechos y obligaciones, razonó:

Que sólo pueden comparecer quienes estén en pleno ejercicio de sus derechos civiles, que la capacidad de parte comporta ser titular de derechos y soportar obligaciones, y esto corresponde a las personas naturales y a las jurídicas.

Y prístinamente dejó sentado en sentencia:

El alma carece de personalidad jurídica y de la consiguiente capacidad sucesoria, y el nombramiento directo como heredera o legataria habría de considerarse nulo (….)”.

 ¿Qué pensarán los teólogos, filósofos y metafísicos  sobre la incapacidad de las almas para recibir derechos post mortem?

 

  Votar:  
Resultado: 4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos   5 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.