inicio
"Conozco al torero Paco Ureña sin que nadie me lo haya presentado  y sin  haber hablando nunca con él."
José Luis Rodríguez García - 04/12/2017

Conozco al torero Paco Ureña sin que nadie me lo haya presentado  y sin  haber hablando nunca con él.

Le he escuchado de su propia voz, de lo hondo, pausadamente, contar la parte esencial de su vida marcada por el toro. La que tanto le ha costado forjar y en la que creyó desde que fue adolescente-maduro (categoría de muchachos/as resueltos a abriese camino siendo la menor carga para los padres).

Desde la humildad que partió hay que calibrar el soberbio empeñode Paco Ureña. Volar solo, con  las  primeras plumas, en pos de hacer realidad la llamada vocacional. Sin medios, sin conocidos en los ámbitos taurinos,ayuno de ayudas. El recorrido lo hizo solo con su sombra, oyendo la voz interior: QUIERO SER TORERO.

Y claro, le esperaba una vidade sacrificiosapiñados, siendo él un “novicio” sin convento y sin abad.

Paco Ureña lejos del nido, volando para posarse, si no hay mejor  rama, en la de las astas del toro.

Mientras no alcanzaba lo que quería malvivía, sí, de los magros rendimientos del trabajo en la huerta y en  los almacenes acarreando lechugas; también de las horas extraordinarias quitadas al sueño para ahorrar y poder sostenerse en Madrid algunos día en la Escuela Taurina

En la Capital terminaba su vuelo. En rompeolas de una “Escuela de Ilusiones”, de saberes varios de toros, capotes, muletas, banderillas y espadas.... Allí fue donde descubrió que eran más los aprendices que las becerras con las que medirse y también donde este alumno tuvo motivos para sentirse preterido por las circunstancias. Las circunstancias cuentan mucho cuando se pone todo lo que hay que poner, mientras van cayendo las hojas del calendario y duelen las muñecas de tanta tela sin toro.

Miles de pases dados a toros imaginados entre el cielo  y la tierra eran  la carta de presentación, el crédito, su derecho a poder torear de verdad.

Sí, mi amigo Paco,  llegó a Madrid y el mundo bullía en sus venas cuando oía los olés desde la andanada;  por fin, se decía, tan lejos y tan cerca de la arena.

-¿Cuándo me lidiaré yo un toro así?¿Cuándo? ¡Sí, llegará esa tarde!

Dolores del alma que nadie le consoló. Año tras año buscando capeas, tierras sin nadie, lejanía, nubes...América.

En alguna ocasión dejé escrito que los novilleros son un  ejemplo para los jóvenes porque en la plaza transmiten la absoluta entrega que exige la profesión por ellos elegida y en la que tanto cuestavestirse de luces.

En Tendido Cero y en la entrevista de Federico Arnás a Ureña,  se recoge la sincera y emocionante narración de lo que le ha costado a este hombre ser lo que se propuso:TORERO

Si yo fuera profesor pasaría esa entrevista a chicos/as  de 14 a 16 años y al terminar la proyección abriría un coloquio. Lo haría porque hay mucha verdad en sus palabras y porque creo que es formativo conocer los sentimiento de un  profesional que ha logrado ser lo que quería, contra viento y marea. A la postre cuanto más pones de ti más consigues en el yunquede los años. Esa sería la lección.

Entrevista en la emisión del día 18 de Noviembre de 2017. Pueden verla   en TVE a la carta.

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.