inicio
Carlos Bueno - 27/10/2015

 “Los toros tienen fecha de caducidad”. Así de pesimista se mostraba Victoriano del Río en la charla organizada por la Federación Taurina Valenciana con motivo del III Encuentro de Peñas celebrado el pasado sábado en Cullera. El magnífico ganadero dio cumplidos detalles de la financiación multimillonaria que reciben los antitaurinos para acabar con la Fiesta. Habló de los intereses que hay detrás de la voluntad abolicionista y aseguró que contra una estructura tan bien montada es muy difícil luchar. No obstante dejó una ventana abierta a la esperanza al garantizar que habrá unión entre los profesionales, confirmando que ya se han celebrado reuniones en las que se ha llegado al acuerdo de “poner” dinero para contrarrestar tanto ataque.

Estoy convencido de que, de continuar el inmovilismo actual por parte de los profesionales, Victoriano tiene razón y la tauromaquia acabará por desaparecer. Sin embargo sigo dudando de que la unión entre quienes comen de esto llegue a producirse algún día. Hay intereses demasiado alejados entre unos toreros y otros, entre unos empresarios y otros, y entre unos ganaderos y otros. Total, una amalgama tan heterogénea que dificulta que se pueda modelar para convertirse en una sola pieza que defienda el bien general.

Sinceramente creo que el futuro de los toros sigue dependiendo de los aficionados. Quienes pagan tendrán que luchar para seguir pagando ¡Qué anacrónico! Los de a pie deberán reivindicar y exigir su libertad y sus derechos. Y es que, aunque quisiera equivocarme, la unión entre los profesionales es hoy pura quimera, y más si hay que poner dinero de por medio. Por cierto, un dinero que nunca llegará a las millonarias cifras con las que cuentan los antis. Por tanto, debería enfocarse a la defensa jurídica de los derechos constitucionales de todo ciudadano y de la libertad de empresa, tal y como denunció el Circo Holiday en Zamora y acabó ganando; toda una lección para los taurinos.

En el mismo acto y en la misma mesa en la que Victoriano del Río hacía tales declaraciones, otro ganadero, Gregorio de Jesús, en este caso de toros de corro para las calles, contaba la salud que gozan los “bous al carrer” a pesar de que la marea política últimamente ha amenazado con poner trabas a ciertas celebraciones. “Pero contra la fuerza de un pueblo no se atreven”, aseguró Gregorio, que antes que ganadero fue matador y conoce bien los dos campos. Y acertó. Políticos de un mismo partido han tomado distintas posiciones respecto a los toros según el pueblo que ocupan. Es así de lamentable. No tienen programa consensuado sino que actúan según los intereses propios en cada municipio. Acertó porque esos políticos saben que no pueden imponer su voluntad cuando las tradiciones están arraigadas de verdad. El mejor ejemplo se constata en Cataluña, donde sigue habiendo poblaciones que celebran sus “correbous” aún estando gobernadas por partidos antitaurinos. Hipocresía pura.

¿Cuál es la diferencia entre estos dos tipos de tauromaquia? Los intereses. En la calle sólo impera un interés. El pueblo es quien se asocia, quien decide, quien busca toros, quien los compra, quien los trae, quien pide permisos, quien construye los recintos, quien echa la arena, quien suelta al morlaco, quien corre, quien quiebra, quien trabaja y quien goza. La participación popular es total y el deseo el mismo.

No es fácil exportar ese sistema de trabajo a la plaza, pero después de tantos fracasos ya es momento de que los profesionales tomen ejemplo de los amateurs. Trabajar codo con codo en una misma dirección es el secreto, y esa dirección es la búsqueda de la total satisfacción de los clientes, de los aficionados.

Espero que Victoriano del Río esté equivocado y la verdad del toreo prevalezca sobre tanta mentira antitaurina, y deseo que esté acertado y que la tan ansiada unión del sector llegue a producirse pronto.

  Votar:  
Resultado: 4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos   9 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.