inicio
Paco Delgado - 16/02/2017

Ha levantado no sé si ampollas (la gente tiene, a estas alturas, la piel tan dura como el rostro y el callo blindado) pero evidentemente sí mucha polvareda la carta abierta remitida por Salvador Boix a Pedro Balañá. Una misiva publicada en La Vanguardia y en la que echa en cara al dueño de la Monumental de Barcelona su negativa a que se vuelvan a dar festejos taurinos en la misma.

Es de alabar el coraje y la valentía del que fuera cronista taurino y durante varios años apoderado de José Tomás (al que, por cierto, hay que alabar como merece el que sin dar tres cuartos al pregonero, siga colaborando economicamente para que se mantenga a flote la Escuela Taurina de Cataluña), pero también hay que tener en consideración que los dueños de la plaza no tienen obligación real alguna ni de dar toros ni de cederla para ese fin. Otra cosa es que moralmente sí lo estuvieran, pero ya se sabe que con la moralidad y la honradez por bandera no se suele llegar muy lejos.

Y tampoco tendría que sorprender tanto la postura de la familia Balañá, pues no es de ahora su desapego a lo taurino y hace ya muchos años que les dejó de interesar, siendo esa falta de interés una de las principales y verdaderas razones por las que comenzó a declinar la cosa taurina en la Ciudad Condal.

Tras la decisión del Tribunal Constitucional de derogar la maldita prohibición que se decretó -de manera ilegal, ya se ha visto- a raíz de la no menos maldita ILP antitaurina, la gente del toro, sobre todo los aficionados, ilusos, creyeron ver el cielo abierto y carteles anunciando ya, de nuevo, corridas en la Gran Via de les Corts Catalanes. Pero, ay, la realidad es muy otra. Pasa como con esos visitantes del Guggenheim de Bilbao, famosos ya -virales parece que se dice ahora- en las redes sociales al ser fotografiados observando extasiados lo que creían que era una gran obra de arte conceptual y, en realidad, era... el carro de la limpieza... No es, sin embargo, la primera vez que se producen estos espejismos. Hace unos años, en un museo de Londres hubo que advertir a la gente que no tirasen papeles ni chicles a lo que ellos creían una papelera y, entonces sí, se trataba de una supuesta obra maestra. O en Madrid, donde se confundió otro montaje con un felpudo... No es nueva esa clase de confusión y hace más de cuarenta años los geniales Tip y Coll hicieron una parodia de la misma admirando detenidamente y durante mucho rato un extintor de incendios colgado en una pared, explicando, enfadados y airados, a quien les preguntaba que qué era aquello que contemplaban absortos y con tanto arrobo, que era una obra del genial Extintoretto...

Bromas aparte, lo bien cierto es que no parece fácil que vuelvan los toros a Barcelona. Ni a Cataluña. Nadie ha tenido interés real en que así suceda. Y menos que nadie, los Balañá, que son muy libres de hacer de su plaza un sayo, dedicarla a centro comercial o a mezquita, si eso les reporta más beneficio que dando toros o arrendándola para ello... Es suya y nadie les puede obligar. Otra cosa es que su conciencia esté tranquila, pero ahí ya no se puede entrar. Los empresarios no suelen tener en buen concepto al romanticismo y ven claro que hay más rentabilidad en la venta o el alquiler para otras actividades. Asunto distinto sería si fuese de propiedad pública, del Ayuntamiento, o de la Diputación... o si algún multimillonario con interés en el negocio taurino hiciese una oferta irrechazable por ella. Pero mientras tanto, desgraciadamente, y pese al arrebato romántico de Boix -que debe haber entrado por un oído de Pedrito y salido por el otro-, los aficionados nos quedamos como los guiris del Guggenheim, mirando con cara de tontos al carrito de la limpieza.

  Votar:  
Resultado: 3.9 puntos3.9 puntos3.9 puntos3.9 puntos3.9 puntos   11 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.