inicio
Magaly Zapata - 02/11/2016

El novillero chotano Luis López fue el triunfador del festival benéfico celebrado este Martes 1 de noviembre en el coso El Vizcaíno de Chota, se llevó el trofeo a la mejor faena, cortó  dos orejas a su toro de la Ganadería Parra. El premio al mejor toro fue para Paiján.

En tarde soleada y cielo despejado se lidiaron 8 novillos – toros de diversos hierros que ofrecieron nobleza en diversos grados y muchos de ellos acusaron flojedad de remos acaso agravado por la arena muy suelta que condicionaba su lidia.

El festival lo ideó y organizó el Monseñor Ricardo Coronado, consiguiendo la donación de los novillos de las diversas casas ganaderas como Paiján, San Pedro, San Simón y Parra, así como el aporte de los aficionados don Hernán Vásquez y don Jorge Villacorta.  La empresa Caxagas donó los trofeos.   Asimismo, contó con la participación desinteresada de los actuantes los novilleros Carlos Cabello, Luis López, Nicolás Vásquez; y de los matadores españoles Emilio Serna y Oliva Soto, del venezolano Fabio Castañeda y del peruano César Bazán "El Yeta", así como de sus respectivas cuadrillas.

El público acudió en tres cuarto de plaza, una importante entrada si se tiene en cuenta que la fecha elegida no es la acostumbrada para los aficionados de esta zona del país, sí la del 8 de diciembre.  Sin embargo, de institucionalizarse este festival en años venideros, no dudamos que tendrá llenos de bandera como en su feria. 

Varios tópicos se han ido hoy con este festival...   Que un festival taurino con categoría como el realizado hoy en Chota, sí despierta el interés de los aficionados de este lugar; que también interesa ver a los novilleros anunciados en un cartel,  algo que bien podrían trasladarse a la feria con la inclusión de una novillada por San Juan Bautista; que Cajamarca se ha convertido en una tierra de toreros porque hoy alternaron tres de esta tierra, dos novilleros y un matador de toros; que de institucionalizarse este festival con sentido benéfico, estaría llamado a convocar, como ha sido hoy,  nuevos valores, a promover a los toreros de la tierra y a los triunfadores de la temporada nacional, convirtiéndose así en el mejor cierre que se podría tener porque su carácter es convocante y demuestra la generosidad del toreo en él;   y finalmente, qué mejor forma tiene Chota para celebrar su fundación española, 464 años hoy, que con un festival en el Día de Todos los Santos, poniendo en valor la cultura taurina de su pueblo, con su tradición taurina y su devoción.

Como aficionada pues, agradezco a Monseñor Ricardo Coronado, a los Obispos de Cajamarca y Chota, el empeño puesto en apoyar la construcción de la Catedral de Chota con la celebración de un festival de lujo con el que los aficionados del Perú ganamos  una fecha más para el calendario taurino nacional.

Lo sucedido en el ruedo...

En cuanto a lo sucedido en el ruedo debo reseñar la buena impresión que ha dejado el novillero Carlos Cabello, natural de Celendín.  A pesar de salir primero no se amilanó ni le pesó la plaza, se le vio con concepto claro, intentando faena con estructura, manejando bien los tiempos, distancias y alturas, buena postura, buscando hacer el toreo encajado,   aunque como es obvio algunas carencias las irá supliendo con aprendizaje por rodaje.  Manejó bien el capote en las verónicas  y con la muleta trazó largos muletazos por abajo a un bonito y buen novillo de Paiján. Recetó un espadazo y dos orejas.

El de la Ganadería Parra que salió segundo era un toro con barba y fue para el novillero Luis López, natural de Lajas-Chota.  Lo recibió a porta gayola y le endilgó luego largas cambiadas de rodillas que encendieron al público de inicio.  Banderilleó e invitó al compañero venezolano.   El toro demoraba en tomar el trapo pero cuando lo hacía iba con son y más cómodo se sintió por el derecho el novillero que conquistó con su entrega al público.  Entera y  dos orejas.

El novillo de Paiján que salió tercero para Nicolás Vásquez tuvo mucha nobleza, fue bueno pero le faltaron fuerzas y condicionó el toreo del joven,  le cuidaba las altura para que no se caiga intentó pasarlo con gusto, templando y muy en largo, como es su estilo,  pero no siempre le encontró la distancia para que repita.  Oreja.

Emilio Serna abrió el turno de los matadores con uno de San Pedro, grande que no tuvo bonitas hechuras, que fue soso por lo que el esfuerzo del torero que con oficio le resolvió, toreó y templó, y ligó las series con profundidad y cabeza, no tuvo recompensa tras el espadazo, el público no se enteró y el juez no quiso premiar, saludó desde el tercio.

Oreja cortó Oliva Soto por faena de sabor y torería dosificando las fuerzas pero aprovechando su son y suavidad para tomar las telas que meció con suma lentitud, dibujando sobre la arena del Vizcaíno muletazos importantes, gustándose, sin atacar al toro, tocándolo con suavidad y así también conducirlo, literalmente bordó el toreo con sus muletazos de sentimiento.

Fabio Castañeda de Venezuela cortó dos a un colorado de San Simón,  meció bien el capote y en muleta centró su labor por la izquierda,  quizás porque el toro se venía cruzado por el otro lado.  El caso es que el toro embestía un poco brusco, lo desarmó varias veces, le fue difícil acoplarse y tras el espadazo arriba pasó a cobrar.

El sétimo fue para el bambamarquino "El Yeta", un cárdeno claro de Paiján, en el encaste Santa Coloma, que no era bonito pero que embistió muy bien por los dos pitones y permitió a César Bazán triunfar.  En su estilo, alegre y con desparpajo, lo pasó por largas de rodillas con el capote, banderilleó y puso a la gente loca, acompañando su labor con la música local, muletazos por derecha templados en los medios, sujetándolo, hasta que luego fue al terreno del toro, cerca de tablas y ahí de rodillas cuajó la segunda parte de su labor.  Hubo petición de indulto no atendida, envasó entero el estoque y dos orejas.

Al cierre se echó el sobrero de la Ganadería Parra, el de más edad quizás, que acusó el efecto de las sombras en el ruedo, ante la iluminación artificial.   Serna fue el encargado de despacharlo y le cuajó una faena más de efecto y oficio, aún a riesgo de perjuicio por lo dicho.  Se entregó y conectó y tras la espada también cobró doble trofeo.

FICHA.  Chota, Cajamarca.  Martes 1 de noviembre 2016.  Festival benéfico por la construcción de la Catedral de la ciudad.  Se lidiaron novillos y toros de diversas ganaderías como Paiján 1º 3º 5º y 7º vuelta al ruedo en el arrastre, San Pedro, San Simón y Parra 2º y 8º.   Carlos Cabello, dos orejas; Luis López, dos orejas; Nicolás Vásquez, oreja; Emilio Serna (Esp), saludos y dos orejas; Oliva Soto (Esp), oreja; Fabio Castañeda (Ven), dos orejas; César Bazán "El Yeta", dos orejas.   Incidencias:  Se guardó un minuto de silencio en memoria del novillero Michelín de la Moya y el torero cómico El Ñoño, fallecidos por el trágico accidente cuando iban a torear a Viraco.  Todos los participantes recibieron obsequios y medallas por su desinteresada participación.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.