inicio
Manuel Viera - 26/10/2016

Tengo la misma sensación de vergüenza con la respuesta de Puigdemont y Colau, rechazando el fallo del Constitucional, que la que sentí seis años atrás con aquella triste decisión del gobierno autonómico de Cataluña prohibiendo los toros y anulando libertades. Me entristece comprobar como el nacionalismo catalán multiplica lo absurdo hasta alcanzar el infinito. Políticos que siguen entreteniendo la vacuidad de su existencia en ruin desafío por el sólo hecho de no estar de acuerdo. Extraño y discordante mundo donde no existen reglas de juego. Gente que sigue limitando la libertad de los demás utilizando falsas sensibilidades morales.

La respuesta de la alcaldesa de Barcelona a la inconstitucionalidad de la prohibición de las corridas de toros en Cataluña es dejar sin "efectos prácticos" la sentencia del Tribunal Constitucional. Obsesivo proceder que busca seguir impidiendo la celebración de festejos taurinos en la ciudad condal. Y en todo el territorio catalán. Porque le faltó tiempo al consejero de la Generalidad, J. Rull, afirmar con "toda rotundidad" que, "diga lo que diga el TC", los toros "no volverán" a Cataluña. Con dos cojones.  

Es difícil de retratar a esta parte de España, independentista y recelosa, colmada de risueñas irresponsabilidades. Pero lo que fastidia de verdad es la mentira que desmorona certezas. Esa otra libertad, incoherente y demagógica, utilizada sólo para exhibir diferencias. Una pujante pesadilla de lo ilógico. Aunque sí parece lógico asegurar que, a pesar de la grandilocuencia del discurso pomposo y desafiante del gobierno catalán, la decisión del TC se ha convertido en aporte trascendental para la Fiesta a la vez de acallar tanto alegato absurdo y viciado.

El desafío insta a todo el taurinismo a seguir en su loable lucha. A rechazar cualquier atisbo de pesimismo ante el más inmediato futuro. A garantizar, con instrumentos legales, la supervivencia de la libertad. A no dejarse avasallar por la irresponsabilidad de unos representantes públicos que deben obediencia al estado de derecho. Quieran, de verdad, propietarios de La Monumental dar toros en su plaza. Lleguen a feliz entendimiento entre los que organizan y los que protagonizan. Pónganle ustedes toda la fuerza de la inteligencia  y, amparados por las leyes, salven los mil obstáculos que las administraciones públicas catalanas pondrán a modo de evitar la celebración de corridas de toros en su territorio. No nos queda otra.        

  Votar:  
Resultado: 4.9 puntos4.9 puntos4.9 puntos4.9 puntos4.9 puntos   18 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.