inicio
Carlos Bueno - 12/05/2015

Hace poco más de un año, un grupo de devotos taurinos de alma inquieta y muchas ganas de trabajar, decidieron poner en práctica una iniciativa para crear una base de datos fiable de aficionados al toro en la Comunidad Valenciana. La lista debería incluir a todos cuantos integran las diferentes modalidades taurómacas en la plaza y en la calle, es decir, desde matadores, novilleros y subalternos, hasta el último aficionado de la Fiesta, pasando por rodadores, emboladores, ganaderos, taxidermistas o periodistas. Pura quimera.

La forma de inscribirse era –y sigue siendo- sencilla, a través de la página web de la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana, que así se llama el proyecto. Pero ¿qué porcentaje de gente que le gustan los toros va alistarse? Seamos sinceros, muy pocos. Por eso los datos que, de momento, recoge el registro son engañosos. Después de todo este tiempo los entusiastas creadores de la idea han hecho público que ya hay más de 7.000 entidades apuntadas. Peñas, clubs, comisiones, asociaciones… todas aportando los DNIs de sus socios para que el registro sea válido. Eso significan más de 100.000 personas suscritas. La verdad es que parecen muchas, pero la realidad es que estoy convencido de que la Comunidad Valenciana, con una demografía que supera los cinco millones de habitantes, sobrepasa con mucho el millón de simpatizantes taurinos.

Sea como fuere la provisional cifra da motivos para la alegría y el optimismo. El siguiente paso de la Unión es entrevistarse con el próximo gobierno valenciano y hacer valer tan significativo dato. En una reunión interna mantenida la pasada semana, a la que se invitó a representantes de todas las parcelas taurómacas, se acordó pedir más atención y respaldo, y sobre todo equiparar al sector taurino con el resto de actividades pertenecientes al Ministerio de Cultura y que gozan de mayor protección, promoción y difusión (y hasta subvenciones). Además se habló de reaccionar ante los continuos ataques antis y, sobre todo, y esto me parece primordial, de velar por el futuro de la tauromaquia a través del incremento de festejos menores. Para ello se formulará la petición de rebajar costes e impuestos que gravan la organización de becerradas y novilladas, tal y como sucede en escuelas de interpretación o en el deporte base, por ejemplo.

Evidentemente todo esto es una mera declaración de intenciones y después serán los políticos quienes decidirán si hacen más o menos caso de las pretensiones de la Unión. Pero lo cierto es que la cantidad de “clientes” que la avalan son una razón más que poderosa para que se les tenga en cuenta. Ahora haría falta que los matadores se subiesen al carro y se inscribieran. Aunque el número no variaría sustancialmente, le daría importancia, aliento y apoyo a esta loable iniciativa que, como siempre, ha surgido desde la base, desde quienes pagan su entrada.

De momento se está trabajando en planes interesantes para dar a conocer el mundo de los toros más y mejor, tanto a nivel nacional como internacional. Pero quedan muchas cosas por hacer y conseguir. Que se apunten diez veces más de los que hasta ahora lo han hecho es una de ellas. Lo que resulta incuestionable es que éste parece un proyecto sólido que merece atención, reconocimiento y respeto. Que de una vez por todas la unión haga la fuerza, es sólo cuestión de que todos arrimemos el hombro; ahora en la Comunidad Valenciana, y, por qué no, pronto en el resto de España

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   5 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.