inicio
Jorge Arturo Díaz Reyes - 28/05/2015

Un encierro sin bravura, un Morante displicente, un Juli opaco, un Castella codicioso con un blando de nobleza supina, fueron los elementos para que la vulgar tarde fuera lanzada por el público pañuelero y un palco sin rigor a una puerta grande apoteósica.

Madrid es la primera plaza del mundo. Cuando Madrid locuta el mundo taurino calla. Lo de hoy ha sido un nefasto precedente.Un mal ejemplo. Un mentís a los principios. Una vuelta al ruedo para un toro, blandengue, de trapío común en plazas de segunda, que se salió de la primera vara y en la otra solo recibió un simulacro, que blandeó a lo largo de la faena y que tuvo la obediencia sin fiereza por estandarte, no puede recibir el máximo premio del mundo taurino. Sí, el máximo, porque aquí no se indultan los toros y se supone que la vuelta es para la cuasi perfección del feno y el genotipo. Estampa, cuajo, imponencia, ofensividad, raza, bravura, soberbia.

Y qué decir de la faena de dos orejas, con un desarme, algunas tandas con el pico y la estocada caída y desarmada. Que tuvo virtudes, claro, fue natural, medial, ligada, quieta, ypor momentos, templada,y estética (por momentos), con capa y muleta. Pero la suerte suprema es suprema. Y en una plaza donde no se acostumbra el rabo se supone que las dos orejas son para la excelsitud.

El publico por abrumadora mayoría las pidió y Don Javier Cano sin resistencia se unió a la rumba,también pañuelos en mano, abriendo de nuevo sin justicia ese portón que engrandecieran Belmonte, Villalta, Manolete, Camino, Ordóñez, Rincón… ¡Qué pena! ¡Que horror! ¡Qué disparate!

  Votar:  
Resultado: 3,4 puntos3,4 puntos3,4 puntos3,4 puntos3,4 puntos   8 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.