inicio
José María Vivas - 19/05/2016

24 años separan las alternativas de los dos toreros valencianos que han actuado hoy en Madrid, el padrino Enrique Ponce la tomo en el año 1990 mientras que su ahijado la tomo en 2014, son años más que suficientes para que el más antiguo estuviera en un momento de su carrera en donde no tuviera que justificar nada y mucho menos arrear como si su trayectoria dependiera de esa tarde y el otro saliera a cara de perro con las lógicas limitaciones que da el torear poco y el llevar poco tiempo en el escalafón de matadores. Pues de los dos supuestos solo uno se llevó a cabo en la tarde de hoy, puesto que Román después de sufrir ese accidente en el toro de su confirmación y quedar inédito en su primer toro, salió en el sexto con la imperiosa necesidad de lograr realizar en un solo toro todo lo que había soñado en dos y eso si con dos es difícil, con uno y en Madrid es muy complicado, pero el valenciano se sobrepuso a las circunstancias y obviando la espada puede estar muy contento con su actuación y finalmente con su confirmación, torero alegre y fresco al que se le debe otra oportunidad, porque hoy las circunstancias han resultado adversas y su ánimo no.

De otro planeta es lo de su padrino, cuanto y bueno se habrá escrito de Enrique Ponce, cuantos adjetivos se habrán dicho del maestro de Chiva, es muy difícil sentarse a escribir sobre él e intentar ser original, porque no hay nada que no se haya dicho ya, pero lo que no resulta difícil es contar lo que todavía a día de hoy y después de más de 25 años de alternativa, es capaz de realizar en el ruedo el maestro valenciano, lo que es capaz de transmitir en el ruedo a los compañeros y al público en los tendidos, la ilusión que genera en él mismo y a su alrededor cuando está delante del toro, verle sobar los toros con el único afán de sacar agua en muchas ocasiones de pozos secos y seguir intentándolo hasta exprimir donde no lo hay, todo ello es digno de cualquier faceta de la vida que queramos equiparar con la tauromaquia. Porque todavía sueña con ese toro en Madrid, ese que le falta, esa gran faena, porque la lucha es interior, porque la afición, las ganas y la profesionalidad le pueden y no se permite ni el más mínimo alivio profesional, que con su trayectoria y años de alternativa estaría hasta justificado, pero para Enrique no existe esa palabra, ni esa actitud, que hoy en Madrid había una confirmación de alternativa y parecía que allí había dos toreros que confirmaban y los dos eran de Valencia, pero la realidad es que uno sí que la confirmaba de verdad que era Román y el otro sólo confirmaba el porqué es máxima figura del toreo y porque es el espejo donde deben mirarse muchos que vienen y otros que están.

Para rematar la última tanda de hoy, simplemente decir que se debe cuidar el detalle de que los terceros sepan torear con el capote, ya que hoy se ha vuelto a ver un tercero y no es la primera vez que por no darle un lance a un toro corre hacia el burladero y lo que es peor ni siquiera corta al toro a sus compañeros, con el evidente peligro que ello supone para él y lo peor para el compañero.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.