inicio
José María Vivas - 07/05/2016

Cuando menos, en su día me resulto raro el comentario de Don Julio Martínez el día del percance de los tres pañuelos (por evidente torpeza) en un festejo de rejones, en donde curiosamente también participaba Diego Ventura y que el señor presidente posteriormente justificaba con su versión particular del tema, justificaciones que quedaban en un segundo plano después de escucharle decir algo parecido en la explicación a que en Madrid nunca se podía cortar un rabo, para justificar tan desafortunado error.

No sé qué es más lamentable, sí que se equivoque en la ejecución de su labor, o que premeditadamente vaya a un festejo con la idea de que no va a conceder un número de trofeos máximo y que pase lo que pase en el ruedo, nunca llegara a conceder ciertas cantidades.

Realmente no soy yo quien va a examinar al presidente, será el futuro, sus actos y los aficionados quienes lo hagan con sus protestas o con su imparcialidad, pero lo que de verdad no se puede permitir es lo que ha ocurrido hoy en la plaza de toros de Madrid. Que la diversidad de criterios exista, es una cosa que está a la orden del día en todos los ámbitos de la vida, pero curiosamente eso existe entre distintas personas y con distintos criterios lógicos por la condición de cada una de ellas, pero hoy en la plaza la persona que ha tenido distintos criterios ha sido la misma persona y nadie sabe porque ha sido motivado.

Con todos mis respetos y admiración a un rejoneador como Andy Cartagena, que lleva muchísimos años siendo fiel a un estilo y a una forma de rejonear y al que no se le puede discutir su condición de máxima figura del rejoneo y que hoy en Madrid ha estado enorme y ha cruzado el umbral de la puerta grande de Madrid en la primera puerta grande de la feria, nadie puede negar lo evidente y eso no es más, que también en el mismo festejo hemos visto una faena de un torero a caballo que ha estado prácticamente perfecto, que ha ejecutado todas las suertes limpias, sin errores, sin tropezones, sin caballazos y sin alardes circenses a la galería, la pulcritud y la pureza han estado presentes en la faena de Diego Ventura y si además a todo eso le sumamos algo muy importante en la fiesta como es la pasión de la que ha habido mucha y buena en la faena y que ha llegado a los tendidos, pues no seré yo el que le niegue el pan del triunfo al torero, o el pan del éxtasis al aficionado y si algún día que llegará le piden con pasión y desenfreno un rabo mi consejo es no ponerle puertas y sobre todo cerrarlas a los sentimientos, que no vaya con la idea premeditada de no dar orejas, rabos, o lo que sea, que por favor se deje llevar por los sentimientos y los momentos, que eso es lo que mantiene viva la fiesta y la grandeza del toreo, que para hacer mal a la fiesta ya tenemos bastantes en contra...

  Votar:  
Resultado: 4,3 puntos4,3 puntos4,3 puntos4,3 puntos4,3 puntos   7 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.