inicio
Manuel Viera - 09/08/2015

¿Pero quién en su sano juicio se cuela en el callejón de una plaza de toros abarrotada de público, con unas esposas en la mano, sin otro objetivo que llamar la atención en el intento de agresión a una de las figuras más emblemáticas del toreo? Nadie. Sin embargo, lo hizo en Palma de Mallorca. Ha vuelto a provocar hoy en Marbella, y seguirá haciéndolo con total impunidad quien se regocija de su libertad tras los escasos sesenta minutos que permanece detenido por el grave delito de virulenta provocación.

Resulta increíble que sujetos de este calibre concentren tanta locura en su manifiesta cobardía. Mejor sería que personas más cuerdas desafiasen al toro en la plaza, lo acariciaran  y le besaran  como muestra de su reivindicación. Que lo hagan con el toro vivo, y no muerto, para demostrar así su destreza y valor. Y no en la corajuda agresión a un torero.

Ésta es, de hecho, una de las acciones más desagradables y graves de estos pagados provocadores del arrebato vindicativo. Y en este contesto de ataques radicales y prohibiciones dictatoriales estamos sin que nadie, aún, lo intente parar. Sin que nadie, políticos que dicen ser defensores de la causa, y taurinos, rebusquen en la legalidad la forma de acabar con este triste presente que determina el futuro. Si el toreo es ambición en cuanto a conseguir el triunfo en la plaza, también se hace obligatoria esa ambición  para defenderlo sin ambigüedades absurdas. Es decir, si en su ámbito el toreo posee la fuerza de quien en él manda, también debería ser mando ambicioso en las deseadas y amplias propuestas que hicieran acabar con los que se mueven con ilógica impunidad. Una defensa que sólo tome sentido en la justicia. Una defensa que acabe con esta patética y dolorosa historia donde confunden  protesta con agresión. Actitudes en proceso de total deterioro, podridas, y al borde de la desolación.

No queda otra que aventurarse en este progresivo temporal. Sean ustedes, profesionales del toro, sujetos activos y dejen de ser pasivos. Sean protagonistas también de esta película de terror en la que lo peor aguarda a la vuelta de la esquina. Mañana, o pasado. Muy pronto. ¿Y después, qué? Lamentos.

Poco a poco esta violencia, antes verbal y ahora física, se va extendiendo de forma alarmante. Violencia que, en sus acciones, no sólo se intuye, se ve y se sufre en esta epidemia de ataques contra el derecho y la libertad. ¿Qué pasará? Sea lo que sea, poco o nada bueno.    

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   44 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.