inicio
"Todo un disfrute, sin duda, en el mediodía placentero bajo el sol de invierno. El toreo bien hecho y bien contado de un novillero en la soledad del campo bravo me generó una enorme ilusión. Quizá porque le he creído capaz de dejar definido su futuro como torero en el ruedo de una plaza de toros"
Manuel Viera - 27/12/2017

Todo un disfrute, sin duda, en el mediodía placentero bajo el sol de invierno. El toreo bien hecho y bien contado de un novillero en la soledad del campo bravo me generó una enorme ilusión. Quizá porque le he creído capaz de dejar definido su futuro como torero en el ruedo de una plaza de toros. ¡Ay, esa forma de torear! Sin embargo, mi deseo se contradice con la posición combativa de quien quiere, puede, y no le dejan. Quien no encuentra acomodo en esta época convulsa e interminable para las novilladas picadas. Ni siquiera hacerlo, para avanzar, en Sevilla o Madrid aunque arriesgue su presente y, sobre todo, su futuro.      

Y ahí, detenido en el tiempo, evocando el mañana que se le escapa, despierta su toreo en la faena de tienta, mientras los que tienen que llevarlo a las plazas de toros siguen durmiendo. Quizá, porque muy pocos, casi nadie, se atreve a atravesar esa frontera del presente para acercarse al futuro sin que su mirada se distraiga con el sempiterno juego de intereses. Alguien que se acerque a la realidad para resolver en la emergencia de lo nuevo la grave situación del que empieza.   

La pérdida continua de novilladas en las programaciones de las ferias de temporada hace difícil la tarea de torear. Ánimos que se desgastan porque les desestabiliza la ausencia. E incluso desaparecen algunos tras el imposible reto roto el sueño de sus deseos. Ni siquiera van a plazas de pueblo antaño semillero de oportunidades. El déficit en la organización de estos festejos los ha hecho desaparecer de las fiestas patronales. Problemática inherente a su coste. Los escasos ciclos de Algemesí, Arganda del Rey o Arnedo, dedicados a su promoción, pueden contarse entre lo poco positivo de esta deserción.

Muchos aspiran pero muy pocos lo consiguen. La incidencia sobre la decadencia de las novilladas hace casi imposible alcanzar el objetivo de los futuribles. De quienes buscan imponerse a las dificultades con la capacidad de seducción que muestra sus respectivos conceptos. Hoy, encontrar uno solo que ilusione cuesta un mundo. Lo he visto y me ha emocionado su toreo. Que no le deriven al triste azar de su suerte. 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   5 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.