inicio
Manuel Viera - 18/02/2015

No es preciso exprimir la memoria para recordar lo que fue el toreo serio, de valor y raza, de Vicente Ruiz “El Soro”. De lo que fue y de lo que hizo a lo que ahora quiere volver a hacer habrá un abismo. Y no porque le falten intenciones al admirable torero, sino porque su mermado estado físico le va a ganar por goleada al anímico. Y así es imposible. Pese a su afición desmedida. Pese a su heroica recuperación y encomiable lucha por volver a enfundarse el vestido de torear. Pese a que tenga más adentro que nunca el sentimiento torero.

El Soro vuelve a plantar cara a la desdicha en la próxima Feria de Fallas con una ilusión que le desborda. Aún sabiendo que corre el riesgo de que su toreo se quede en un alarde de intenciones sin recursos. Y lo peor: sin contenidos. Este mito vivo valenciano no se merece pasar un calvario en el transcurso de la lidia. No se merece deambular ante el toro de Valencia en la búsqueda de una utopía. De ese toro de plaza de primera de características muy diferentes al que le permitió seguridad y confianza para lograr su encomiable objetivo en la reaparición de Játiva, y la posterior y festiva tarde en su Foyos natal. No se merece tener que justificar una falsa interpretativa que para lo único le ha de servir es para divertir al público y disgustar al aficionado. Y, sobre todo, no se merece el desprestigio como torero.

Vicente quiere permanecer en el tiempo obsesionado por el reto. Y el reto lo tiene ganado con creces. Es el héroe de una increíble historia de superación compleja y ambiciosa consumada en el ruedo de la plaza. Seguir es un sinsentido. Una absurda competencia con la propia realidad. Volver al desafío, que ya reveló como torero con momentos inolvidables, dramáticos y trágicos, que marcaron el rumbo de su vida, es correr los inevitables riesgos que supone caminar por las lindes de la fantasía.

Hoy, conseguido el sueño tras su épica lucha por volver a torear, debe parar. ¿Por qué? Porque no se desea la fatal consecuencia de un pulso a la evidencia. Porque la realidad es infinita. Porque a veces estas hazañas es mejor que se queden sin un final. Y… por eso.

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   28 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.