inicio
Manuel Viera - 07/01/2016

¿Qué rumbos se le abren a la Fiesta tras la inestabilidad política provocada por las recientes elecciones? ¿Qué sucederá si la izquierda abolicionista logra formar gobierno alternativo al partido más votado? Parece razonable que la necesidad de una respuesta se hace más urgente que nunca en esta atmósfera de intranquilidad que impregna el debate sobre el futuro de la tauromaquia. ¿Acaso la nueva Fundación del Toro de Lidia logrará en el ámbito jurídico hacer frente a las muchas dificultades que está enfrentado el toreo? Dificultades que se multiplicarán en el más inmediato futuro si, con su mentalidad de prohibir, los perdedores pactan para conseguir el poder.      

Así las cosas, y pese a que la Fiesta todavía parece conservar viva su fuerza, hay razones para la preocupación. Y aún pueden acentuarse si, con las previsibles alianzas, el que al final mande se vea en la necesidad de pagar el obligado peaje. El mismo que han tenido que apoquinar gobiernos pactados con radicales de izquierda en alguna que otra comunidad autónoma y ayuntamientos de ciudades de España. Carísimo peaje para acabar aniquilando una actividad taurina cultural y artística y, sobre todo, legal. Y es que esos otros políticos que se sirven de las corridas de toros, y dicen defenderlas, parecen tan estancados en su forma de pensar y decidir que cualquier medida a tomar la hacen ineficaz. Quizá porque su retórica obedece a una forma de contentar, interesada y extremadamente irreal.  

Resulta evidente que toca echarle huevos al incierto destino del toreo. De algún modo las forzosas soluciones existentes tienen que pasar por el mundo del derecho y los tribunales de justicia. Sin dejar de apostar, de una vez por todas, por esa unión del taurinismo eficaz y determinante. Y es que siempre hubo, y hay, en los profesionales del toro una total desconexión entre la escala de problemas de los diferentes estamentos y la respuesta que se les da, resultando obvia la sospecha de que son los propios intereses de cada cual los que imperan ante el bien general.

Las dificultades a las que se enfrentará la tauromaquia en el futuro más inmediato serán enormes, y en algunos contextos posiblemente inextricables. Habrá que llevarlo utilizando toda la fuerza de la justicia a modo de sobrevivir a una crisis cada vez más imposible de evitar. Siempre, eso sí, con la sensación inexorable de encontrar la solución. Ahora o nunca.     

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   27 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.