inicio
Manuel Viera - 07/06/2017

El pasado sábado se inauguró en la plaza de toros de Utrera el ciclo de novilladas sin caballos de las escuelas taurinas andaluzas. Seis chiquillos, enfundados en viejos y desgastados vestidos de torear, iniciaron el paseíllo con sus sueños a cuesta y la ilusión del triunfo. Comenzaban la aventura por sí misma. Ninguno renunciará a nada que le otorgue un atisbo de esperanza. Al final del certamen patrocinado por la Junta de Andalucía, con la colaboración de la televisión autonómica, uno de ellos ganará. Y habrá alcanzado su primer objetivo.

¿Y el segundo? La realidad es otra. Una realidad de ida y vuelta sin salto a la fama. Porque allí, en el callejón de la plaza, delante de mí, con la barbilla apoyada en las tablas de la barrera, observaba a los nuevos valores y seguía soñando quien lo ganó todo en la temporada de 2016. Quien se alzó con el triunfo en los certámenes de Andalucía y Diputación de Badajoz. Quién tiene, a pesar del inexplicable parón, ilusionada a la gente de su pueblo y a la afición de Sevilla. Quien llenó en su despedida de novillero sin caballos la plaza de toros de su localidad natal de Aznalcóllar.

Bien claro lo tiene Juan Pedro García “Calerito”. No se va a aburrir. Aunque todo lo que pasa a su alrededor le resulta difícil de digerir. El deseado debut con picadores es tarea imposible. Ni Olivenza, ni Sevilla que es su plaza. Pero sigue a la búsqueda de lo utópico. Mendigando por ahí, aquí y allá, un sitio, un ruedo en el que no tenga que pagar por torear, y que no es otra cosa que el ámbito propicio para decir verdades. Y así seguirá, moviéndose con su carga de ilusión a pesar de que nadie, sensato y práctico, parezca preocuparse por este presente que fundamenta el futuro.

A Calerito, y a otro muchos como él, les cuesta un mundo torear utreros. Pese a atisbar el toreo. Pese a estar convencido de sus posibilidades. Creencia ingenua en la nefasta evolución de las novilladas picadas cuando nadie echa mano de los recursos necesarios para fomentarlas. Parece, sin embargo, que el director general de Interior de la Junta de Andalucía, el buen aficionado Demetrio Pérez Carretero, ha empezado a moverse en el terreno de las buenas intenciones en la forma y manera de cómo abaratar el enorme coste de su organización. Sería la mejor campaña de promoción para retratar las excelencias de los nuevos toreros. La forma de acabar con el sinsentido de premiar al más destacado novillero con el ostracismo más absoluto.        

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   12 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.