inicio
Manuel Viera - 31/05/2017

“Llamó la atención, y de qué manera. Ya digo, un valor añadido a ese ramillete de buenos novilleros que han empezado a calar hondo en la afición. Y... ¿quién es? Un don nadie, aún, que se ha impuesto en los bolsines taurinos de Ciudad Rodrigo y Candelada y ha mostrado cualidades y calidades, por las plazas de toros de los pueblos de Andalucía, ganando el último ciclo de novilladas sin picadores organizadas por las escuelas taurinas. Es algo más que un sueño, pero aún menos que una realidad. Un talento, de esos que todo el mundo alaba y después nadie quiere pagar”.

Han pasado poco más de tres años de lo arriba escrito. De su presentación como novillero con caballos en la plaza de toros de Olivenza. Aquella tarde reivindicó en el ruedo su presente y su futuro. Y lo hizo sin alivios, sin falsos planteamientos. Solo con su verdad. Su compromiso fue tan personal como auténtico. Tan valiente como conceptual. Lo que hizo y dijo en el redondel fue toda una razón de peso para no olvidar. Lo dicho y hecho el pasado jueves en Las Ventas de Madrid es historia memorable de una confirmación con el encanto de lo sugestivo y de lo emocional. Decidió hacer el toreo y situarse con él en la cima de una tarde para el recuerdo.

 Sucedió con “Barberillo”, el gran toro de Alcurrucén, de evidente bravura en sus nobilísimas embestidas. Con las emociones desparramadas por los tendidos y andanadas la tauromaquia del joven torero se transformó en caricias suaves, deliciosamente bellas, de seductora convicción y de inagotable poder emotivo. El toreo, sin más. El que fascina y hacer gozar por su ritmo y compás, por su profundidad y elegancia y, sobre todo, por su naturalidad. Su obra, sobre la apoteosis del triunfo, se enseñoreó de pureza provocando el eco infinito de la emoción.

Ginés Marín, aquel “don nadie” ganador de bolsines taurinos y ciclos de novilladas de promoción, aquel que atisbó su excelsa tauromaquia aquella tarde de su presentación en Olivenza, habló en la arena de la plaza de Madrid el día de su confirmación como matador de toros con el auténtico lenguaje de la lidia. Y el suceso transcendió a una gente que valoró lo que vio, y le llegó, de un chaval que quiere ser figura del toreo. Así que, a fuerza de ser objetivo, lo será.    

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   8 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.