inicio
"El aporte de seriedad e integridad del toro es trascendental. Sin duda. Lo contrario minimiza el toreo y desfigura la naturaleza de quien lo hace"
Manuel Viera - 06/09/2017

El aporte de seriedad e integridad del toro es trascendental. Sin duda. Lo contrario minimiza el toreo y desfigura la naturaleza de quien lo hace. La escasa presencia y nula casta sigue siendo nota predominante en muchas plazas de provincias e incluso en otras consideradas de primera categoría. Toros a los que no hace falta picar. Haciéndose de la suerte de varas un absurdo simulacro. Sólo en honrosas ocasiones sale por la puerta de chiqueros lo esperado. Lo normal. Lo deseado para acrecentar la credibilidad del toreo y la plaza donde se desarrolla.

Sin embargo, ese toro de imponente trapío y seriedad en sus defensas, tan deseado y minimizado en la última edición de la Semana Grande de Bilbao, quedó para ser lidiado en un coso de tercera. Los escasos aficionados que acudieron el pasado domingo a los tendidos de la plaza de toros de El Álamo, interesados en la corrida de Dolores Aguirre, que no en los tres héroes que se batieron el cobre y se jugaron la vida con los temibles, mansos y complicados toros, pudieron gozar sólo del descomunal trapío de unas reses no aptas para el toreo moderno y, por tanto, repudiadas por la llamadas figuras.

Seguirá, sin duda, la sinrazón severa. El sinsentido que ha sido, es y seguirá siendo protagonista en plazas de mayor calado por el circuito de las grandes ferias de temporada, mientras el Toro -con mayúscula- es y será lidiado en una plaza de pueblo por el héroe modesto y olvidado en los ciclos de postín. Y al unísono, el toro “disminuido”, el que llaman “a modo” será aceptado por todas las partes en plazas de segunda, y algunas de primera, máxime cuando las figuras así lo exigen. “Manos a manos” de moda, celebrados con escogidas reses, que pasan a ser luego cabreantes para los que con ilusión acudieron  presto a presenciarlos. Ni más ni menos que la insensatez cotidiana en la que se mueve el toreo.          

Después, pasa lo que pasa y el engaño hace mella en el aficionado que está abandonando, poco a poco, tendidos y gradas hastiado de tanta mentira. Quizá, cuando unos y otros decidan echarle sentido común a estos penosos asuntos, se darán cuentan  que el enemigo no son los otros, sino ellos. Los mismos de siempre. 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   12 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.