inicio
"Un claro paripé. Una mentira con la que se apela a la benevolencia de un público que se muestra desprendido, sin mínimas exigencias y dejándose llevar"
Man - 24/01/2018

Un claro paripé. Una mentira con la que se apela a la benevolencia de un público que se muestra desprendido, sin mínimas exigencias y dejándose llevar. Y es que lo trivial no deja de serlo por mucho que sea maravilloso. Pese a que se monumentalice lo hecho en el ruedo al mismo tiempo que quien lo hace termina por ser creído. Pese a que los héroes salgan al final del lamentable espectáculo en volandas de la plaza, y el animal, chiquito y bonancible, que propició el triunfo vuelva al campo bravo para padrear.

Bien es verdad que uno se queda estupefacto ante tamaña genialidad. Ante el armisticio de una supuesta rivalidad. Ante este agotado invento de los “manos a manos”, sin toro y sin pelea real. Ante este sinsentido de estos “duelos” entre dos. Cuando con sólo anunciarlo debería implicar emoción. O tal vez ese morbillo por aquello de la “pelea” traspasando el propio valor. Sin embargo, pocas veces existe respuesta alternativa del uno al otro. Ni tan siquiera el toro que imponen satisface el mínimo deseo de seriedad y verdad. Pese a todo, el resultado es un bodrio convertido en paradigma de los sublime con enorme carga de triunfalismo buscado.

Así sucedió en el exitoso encuentro entre las dos figuras españolas en la corrida de cierre de la temporada en Manizales. Ponce y El Juli fantasearon con las impresentables reses de Ernesto Gutiérrez para el divertimento de una gente, que no la emoción, y el disfrute de ellos ante la ridiculez del toro que sigue primando en muchas plazas americanas. Y allá van las figuras españolas para dar rienda suelta a su arte con animalitos de raquítica presencia y nula seriedad en sus abecerradas cabezas.        

Una realidad que irrumpe, año tras año, en las tardes de corridas de lujo sumando descréditos a la lidia. Historias repetidas que producen vergüenza cuando aquí se ven. Insólito proceder de quien lo acepta pese a la semejante idiotez que nubla su concepto. Lo minimiza con la bochornosa exhibición de esa materia bobalicona e insignificante. Y, otra vez en la Monumental de Manizales, nueva historia sin rumbo en la que nada pareció lo que realmente fue.            

  Votar:  
Resultado: 4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos   15 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.