inicio
Manuel Viera - 03/09/2014

De algún modo seguimos atrapados por esa esporádica presencia de un extraño mito que limita la percepción de su grandiosa obra a no más de tres escogidos escenarios, olvidándose que hay otros muchos "mundos", más grandes e interesantes, en los ruedos de primerísimas e importantes plazas de toros de España. En cualquier caso, esa particular forma de prodigarse. Ese hacer historia memorable en una, dos o tres tardes, tiene el encanto de lo sugestivo, de lo emocional, de habitar una suerte donde todo puede ocurrir. Sin embargo, la desaparición para reaparecer en pequeñas dosis anuales lo convierte en contraseña de la confusión, aunque plasme sin rivalizar su emotivo toreo para goce de quien lo ve y lo contrata.

Pero hay algo más que la resurrección por primera, segunda o tercera vez. Algo más que las paupérrimas entradas con carteles de tronío en cosos y ferias de tronío. Algo más que las irregulares tardes de los que tienen el prestigio adquirido, que puntúan en plazas de tercera y segunda dejando en las de primera el marcador a cero. Y a la inversa no es lo mismo. Hay, quien recorre con entusiasmo las importantes rutas del toreo convirtiéndose en el auténtico héroe del año. Ha arrasado quien es probable que acabe como máxima figura actual.

Ningún otro ha tenido un protagonismo tan poderoso ante el toro. En él está recayendo el peso de la temporada que asume con triunfos en los puntos claves del panorama taurino. Su toreo puro, con predominio del temple, centrado en la ligazón e impulsado por el valor, seduce y fascina. Su obra, desde la apoteosis del triunfo en Las Ventas de Madrid hasta llegar a la sensacional faena al toro de Domingo Hernández en la Semana Grande de Bilbao, se enseñorea de pureza provocando el eco infinito de la emoción.

Ni que decir tiene, y es justo reconocer, que su concepto nada tiene que ver con la generalidad de lo cotidiano. Él ha hablado en la plaza con el auténtico lenguaje del toreo. Su valor no conoce límites. Su manifestación de arte siempre sobrepasa los códigos prefigurados. Así que, a fuerza de ser objetivo, Miguel Ángel Perera, es el torero. 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.