inicio
Manuel Viera - 17/02/2016

Hace unos días saltó la noticia: "la plaza de toros de Morón de la Frontera –Sevilla- volverá a celebrar corridas de toros tras siete años de olvido". Más de un lustro lleva con sus puertas cerradas el funcional coso propiedad del que fue apoderado taurino y alcalde de aquella ciudad, su ciudad, Manuel Morilla. Clausurada, igual que otras muchas plazas de tercera que siguen mirando al pasado sin vislumbrar el futuro. La realidad de la Fiesta, ni más ni menos, en muchos pueblos de Andalucía y en muchas otras ciudades de España.

Cuando todo hace pensar que la debacle de los toros en los pueblos va a seguir por el mismo camino mudo durante tiempo indefinido, la empresa cordobesa de espectáculos taurinos Campo Bravo apuesta por Morón, suscribe contrato por tres temporadas al propietario del coso, y se dispone a la reapertura organizando una corrida de toros "con tres figuras del toreo" el próximo día 12 de marzo.

Dice Antonio Sanz, representante de la empresa, que "ya es un triunfo abrir una plaza cuando la moda está en cerrarla". Y es verdad. No obstante, le queda un duro y serio trabajo: recuperar a una afición y posibilitar que el público llene los tendidos. Difícil tarea cuando mucha gente se ha sentido engañada por la tunantería de esos otros "empresarios" que cometieron fraudes y decepciones en no pocos Ayuntamientos, a pesar de que muchos de ellos hace tiempo retiraron las subvenciones. Plazas, que a su vez, siguen siendo objeto de otras circunstancias. De insólitas decisiones políticas de quienes hacen de la libertad un fin dictatorial. De ansias de poder que derivan en alarmante incoherencia para ocupar poltronas a precio ruin. 

Frente a la grave situación  que atraviesan los toros siempre hay quienes se resisten al abandono trabajando como cabrones en busca de una solución. Quienes oponen resistencia a las estrategias generalizadas del nuevo radicalismo político y prohibitivo. Es reconfortable que en esta diversidad de crisis, de ataques al toreo, alguien se arriesgue por una plaza de pueblo. Y es que cada día se hace más necesario  buscar a la gente que se fue, o echaron, y entusiasmar a las nuevas generaciones que han de venir. Facilitarles el deseo de ver y sentir el toreo. En su pueblo, en su plaza. En la que se han de volver a ilusionar. 

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   16 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.