inicio
Manuel Viera - 06/04/2015

Hay toreros que, aún a distancia de años, suscitan admiración. Él es uno de ellos. De esos que transitan por este mundo con el señorío en el cuerpo y en el espíritu: Se palpa en su comportamiento, en sus gestos, en sus palabras y acciones. Y, sobre todo, en su toreo. Espartaco llenó de contenidos la tarde de Resurrección en la Maestranza. Mostró la realidad de la lidia con la sutileza  que constituye la propia esencia de su concepto. Lo sutil, que por propia naturaleza no puede medirse, fue una cuestión de matiz. De aroma o de perfume más que de cantidad, o de ajuste, pero con un resultado fascinante. Como no podía ser menos lo hecho fue de la categoría  que se podía esperar de unos de los grandes del toreo. Y uno de los más ilustres  poseedores del temple.

Sorprendente su toreo de mano izquierda. Con el natural  puso de relieve su habitual forma de templar el infinito trazo. La inspirada ligazón. La faena al blando y noble segundo toro de Juan Pedro Domecq fue paradigma del clasicismo más absoluto. Sencilla, clara y directa, sin vuelta de hoja, y con enorme carga de emotividad. Los sutiles toques, la precisión de cada pase, ese velo de expresividad que, desde el inicio, invita a degustar, compusieron una obra construida de principio a fin con una unidad prodigiosa.

Sin embargo, lo hecho al manso y complicado cuarto “juanpedro” no dejó resquicio para la duda. Impecable en la forma y contundente en el fondo se fajó con la difícil embestida hasta conseguir con su prodigioso temple un toreo serio, sólido y profundo, hondo y trascendente, como si algo en él se hubiera reinventado. Un soberbio recordatorio de lo que fue y sigue siendo.

Lo cierto es que la reaparición de Juan Antonio Ruiz “Espartaco” ha sido una hermosa excepción. Y estoy seguro que tras el emotivo corte de coleta por su padre e hijo, y abandonada la plaza tras apoteósica salida a hombros de sus compañeros por la Puerta del Príncipe, en el silencio de la habitación del hotel experimentaría en su sensibilidad más profunda el privilegio de haber vuelto a hacer lo que quiso: torear en Sevilla.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   19 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.