PACO DELGADO

Nombres para la esperanza

jueves, 10 de octubre de 2019 07:05
jueves, 10 de octubre de 2019 07:05

Anda ya la temporada buscando las tablas y queriendo echarse cuanto antes. No ha sido un año fácil y su lidia, complicada. Graves percances, lesiones severas, retiradas, ausencias prolongadas, decisiones polémicas...

Sin embargo, en este último tramo, en el que las ferias dedicadas a la novillería (surgidas tras la estela, y a su imagen y semejanza, de la Feria de las Novilladas de Algemesí), la esperanza vuelve a imponerse a siniestros y quejumbrosos sentimientos.

Y es que, a tenor de lo visto en estos certámenes novilleriles, la nómina de futuribles es amplia, variada y, sobre todo, ilusionante. No son uno ni dos, sino más de una docena los nombres que pueden, perfectamete y a poco que se les de cancha, confianza y sitio, renovar un escalafón de matadores de aquí a poco.

Es, desde luego, todo un síntoma que de la Escuela Taurina de Valencia emerjan tantos toreros posibles. Lo que viene a confirmar que el trabajo siempre funciona. tarde más o menos, si las cosas se hacen bien y con constancia, dan sus frutos. Y ahí está ese trío -que podría ser cuarteto de no haber decidido Borja Collado dar por zanjado su paso por el toreo- que forman, por orden de antigüedad, Miguel Senent “Miguelito”, Miguel Polope y Jordi Pérez “Niño de las Monjas”. Tres novilleros con tres estilos distintos, cada uno con su personalidad y enfoque, que pueden refrescar no sólo el panorama artístico sino reflotar la afición en la ciudad del Turia, donde habría que remontarse sesenta años atrás para encontrar un plantel novilleril no ya parecido en cuanto a potencial, sino en cantidad, y eso por que entonces en el coso de Monleón se daba un montón de novilladas cada temporada al margen de las ferias de fallas y julio.

Además, al margen de estos tres chavales que ya han debutado con picadores y demostrado su capacidad y potencial, de las aulas que dirige Toni Gázquez, con Juan Carlos Vera y Víctor Manuel Blázquez como profesores, apuntan alto otros varios futuribles: Alejandro Contreras, Javier Camps, Joan Marín, García Romero, Álvaro Cerezos, Eloy Sánchez, Alberto Donaire, Borja Navarro, Javier Súñer, Alejandro González, Miguel García... Esto, como se ve, funciona.

Fuera de Valencia, y volviendo a novilleros con picadores, hay que anotar, tras los seriales de Algemesí, Arnedo, Guadarrama, Moralzarzal, Villaseca, etcétera, muchos nombres más. Ahí está Tomás Rufo, que logró salir a hombros y por la Puerta Grande Las Ventas, nada menos. O Rafael González, que hizo lo propio en otra plaza muy principal como es La Maestranza sevillana.

Francisco Montero, un poco a la chita callando, ya tiene sus partidarios y run run. Ha sido el triunfador de Arnedo y se tiene que contar con él. Como hay que hacerlo con Fernando Plaza, otro de los destacados en Algemesí, con José Fernando Molina, novillero de una clase incontestable, o con Francisco de Manuel, ya muy hecho y puesto.

Salamanca vibra con Manuel Diosleguarde, solvente y artista y que, después de muchos años, puede hacer que aquella tierra tenga otra vez una figura. O dos, porque Marcos Pérez no deja de sorprender y progresar...

El Rafi se ha mostrado como el más capaz de los nuevos franceses y de Méjico, con Diego San Román como abanderado y contrastado, tenemos prestos para el abordaje a Isaac Fonseca y Héctor Gutiérrez.

Una docena larga -y seguro que la memoria me juega alguna mala pasada y se me olvida algún otro principal...- de nombres que pueden, y deben, dar muchas alegrías de manera inminente. Demos nosotros gracias a Dios, que diría el señor Picó.

9
1
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias