MANUEL VIERA

Un peligro

miércoles, 20 de mayo de 2020 09:21
miércoles, 20 de mayo de 2020 09:21

Elocuente genialidad la del senador de Más por Mallorca para resolver las gravísimas cuestiones que sufre este país. Vicenç Vidal aprovechó el pasado jueves la comparecencia del vicepresidente segundo del Gobierno en el Senado para recordarle la urgencia en zanjar la más importante e histórica lacra que sufre España: la tauromaquia. El tedioso comentario dirigido al líder de Podemos criticaba al Gobierno. “Su Gobierno me ha respondido que la muerte de los toros en las plazas es cultura y se financia con dinero de Cultura. Creo que no es admisible. La tortura no es cultura”. Ahí, con dos cojones, en plena y brutal crisis sanitaria y económica. Engordando por segundos las cifras de parados y con casi treinta mil muertos contabilizados acá por efecto de maldito virus que mata en todo el mundo.

Y he aquí que, el iluminado Pablo Iglesias, encuentra en la causa lógica respuesta. “A mi no me gusta, y me incomoda enormemente, que se reivindique como una práctica cultural a proteger algo como hacer daño a un animal en un espectáculo para disfrute de la gente”. Pero aquí no acaba la cosa, hay más, la respuesta más imbricada de Iglesias no deja de ser su más ensoñada obsesión: prohibir, cercenar la libertad. Votar para “que sean los españoles los que decidan si quieren seguir con estos espectáculos taurinos”.

Cuando la política confunde lo accesorio con lo fundamental es que algo pasa. Cuando lo secundario lo hacen esencial el futuro es invención plena. El mundo debe cambiar. Un peligro. Desconcertante situación que revela la realidad política. Parece que nada sirve para explicar por absurdo lo inexplicable. Oscuro personaje. Un maniático visionario de causas perdidas con acciones míseras que plasman su rotundo odio al toreo.

Si tiene voluntad de eliminar, Pablo Iglesias, erradique cuanto antes la enorme miseria que ya genera España repleta de familias inactivas, en paro, sin un trozo de pan que llevarse a la boca. Principie por ahí. Solucionen el trascendental problema que ha originado esta triste y dramática pandemia. Elimine la pobreza y no siga creándola con medidas populistas y engañosas. Deje en paz la tauromaquia. Ignórala, igual que lo hace, por desgracia, su colega de Cultura, pero no la ataque más. No quite más puestos de trabajo y hunda en el desánimo a tanta gente que viven y comen del toro. Cumpla la ley y el orden constitucional y, sobre todo, subraye el significado de la palabra libertad.

 

21
3
36%
Satisfacción
22%
Esperanza
40%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias