JUAN CARLOS MESA

Fue cosa del Poeta

Esta feria lleva el sello de Federico García Lorca en el cartel que conmemora los cien años de la llegada del genial poeta a Madrid. Y un 5 de junio, como hoy, nació el de Fuente Vaqueros. Y un toro de Domingo Hernández, de nombre 'Poeta', cosas del destino, fue la delicia de la tarde
miércoles, 05 de junio de 2019 21:53
miércoles, 05 de junio de 2019 21:53

Vigesimotercera de la feria de San Isidro, corrida de Garcigrande y Domingo Hernández, con un parche de Buenavista, para Sebastián Castella, Ginés Marín y Álvaro Lorenzo, tres toreros, tres tardes acartelados. Los desertores de ayer volvieron a llenar los tendidos, casi lleno, y los ya habituales en la feria, el viento molesto y el Rey Emérito, Don Juan Carlos, el cual no molesta, en absoluto, al contrario.

Esta feria lleva el sello de Federico García Lorca en el cartel que conmemora los cien años de la llegada del genial poeta a Madrid. Y un 5 de junio, como hoy, nació el de Fuente Vaqueros. Y un toro de Domingo Hernández, de nombre "Poeta", cosas del destino, fue la delicia de la tarde, un animal que humilló, encastado, noble y con fijeza, que no dejó un mal derrote en ninguno de los tercios. La excepción de una corrida desigual, sin clase ni bravura, al que Ginés Marín cortó una oreja a base de temple, clasicismo y despaciosidad, rematando por bajo, sin alardes innecesarios. En la falta de chispa final se fue la segunda oreja, pero fue Ginés ejemplo para los jóvenes matadores que están pecando estos días de exceso de ganas.

Tuvo la puerta grande con el sexto, toro encastado, con movilidad en la muleta, sin llegar a ser como el anterior, al que sacó buenas tandas por ambos pitones. Es cierto que se le vino a menos de inmediato, pero le administró bien el jerezano hasta el espadazo final. Arreciaron los pañuelos en los tendidos, pero el señor del palco hizo oídos sordos incomprensiblemente. Ya son ganas de jorobar...  

Tapó todo esto lo sucedido con Sebastián Castella, que se quejó del "jaleo en los corrales" por lo desparejada que fue la corrida, incluido el pésimo de Buenavista. Lidió el peor lote, sin opciones, empezó el festejo llegando tarde y acabó caliente... Para olvidar, le queda la última bala de la corrida de la Cultura con Victoriano del Río.

Y sin balas se ha quedado Álvaro Lorenzo, que ha pasado por esta feria de San Isidro, sin pena ni gloria, sexto festejo desde que saliera por la puerta grande el domingo de Ramos del año pasado. Madrid te da y Madrid te quita, tiene el toledano condiciones para que se le exija como lo que es, un gran torero.

¿El detallazo de hoy? La cara de circunstancias del ganadero, Justo Hernández, en el callejón... y la humildad y sinceridad al reconocer que algo no ha debido hacer bien hoy. Le honra.

 

7
2
60%
Satisfacción
0%
Esperanza
40%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias