MANUEL VIERA

Sin que su mirada se distraiga

miércoles, 04 de septiembre de 2019 07:32
miércoles, 04 de septiembre de 2019 07:32

Me gustaría conocer y sumergirme en esa especie de confesión intima que hace para sí mismo quien decide tomar tan determinante actitud. Me gustaría saber el testimonio tremendo del momento en que se pierde la ilusión y llega la desesperación.

Me gustaría bucear en su intimidad y penetrar en sus secretos con tal de averiguar la convicción de la decisión sin pretender desvelarla. Me gustaría saber por qué en ese momento dado se le da el carpetazo a la esperanza, se pierde el ánimo y se decide lo que no da lugar a la vuelta atrás.

De manera que ahí va: el novillero utrerano Daniel Araujo solicita el ingreso de manera oficial y formal en el club de los aburridos. Y es tal la tristeza que me produce que me cuesta digerir lo que parece obvio. Tampoco llego a imaginar el momento en el que decide un joven prometedor torero, con supuestas cualidades y calidades que le hacen soñar posibilidades de triunfos, abandonar. No le ha tenido que resultar fácil asimilar creer que puede y no le dejaron demostrarlo. No encontró acomodo en un mundo marcado por la indiferencia y los desengaños. Se le detuvo el tiempo evocando el futuro que se le escapó. Lo primero que uno siente es impotencia ante la triste determinación. Después, admiración por la entrega absoluta para alcanzar su objetivo. Y por la resistencia brutal durante toda una década de constante lucha.    

Quien siempre consideré un buen torero, con nulas oportunidades y escasa suerte, me lo veo tirar esa toalla de la esperanza con valerosa renuncia a ser lo que no le han permitido ser. Su hartazgo, quizá, le ha llevado a esto después de muchos años de vanos intentos. Después de sobornos y engaños que rompieron ilusiones y dejaron en cuarentena el soñado triunfo en la plaza de toros de cualquier rincón de España.

Daniel ha visto la dura verdad sin que su mirada se distraiga con argumentos superfluos. Sin necesidad de pagar peaje por torear. Sólo hombres felices como él, repleto de valores, pueden aspirar a comprender la realidad para alcanzar después el triunfo de la lógica. Es lo único útil para seguir viviendo y conseguir el éxito. Suerte, amigo.

 

 

 

21
1
33%
Satisfacción
0%
Esperanza
22%
Bronca
44%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias