PACO DELGADO

Sonata de verano y viento

jueves, 08 de agosto de 2019 08:00
jueves, 08 de agosto de 2019 08:00

Esta siendo movidito el verano por aquí, donde sopla el viento de Levante, del que dicen que se nos lleva las ideas y que nos turbia el talante. No sé. Neruda, que como persona no despierta en mí grandes simpatías, escribió que “El viento es un caballo: óyelo cómo corre por el mar, por el cielo. Quiere llevarme: escucha cómo recorre el mundo para llevarme lejos”. Puede que, como Varea unos días antes, Borja Collado, parafraseando a Caramagna, dejase que las manos del viento moviesen invisibles hilos en el aire, hilos que unen las olas, los cabellos y los pensamientos...

Lo bien cierto es que, de manera sorpresiva, inesperada e inopinada, uno de los más prometedores novilleros surgidos de las últimas hornadas de la Escuela de Tauromaquia de Valencia, anunció su intención de dejar el toreo por razones de índole personal.El novillero de Torrente, que debutó en la Feria de las Novilladas de Algemesí del pasado año, era uno de los nombres mas ilusionantes del panorama novillero actual y había sido uno de los grandes destacados de la pasada feria de fallas así como de la recién finalizada feria de julio, en la que cortó una oreja a un novillo de Zacarías Moreno tras una gran demostración de pundonor, saliendo de la enfermería para matar a su segundo oponente tras haber sufrido un serio percance.

Pese a que no han faltado maledicentes y malpensados que buscan tres pies al gato y echan la culpa de esta determinación a terceros que nada tienen que ver con el asunto, el propio novillero dejaba bien claro el motivo de su decisión: ‘En verdad no acaba nada, lo que acaba es mi carrera, aquella que empecé con once años, lleno de inocencia, de sueños por cumplir, y con muchas ganas de descubrir un mundo nuevo’, explicaba en un comunicado de despedida que colgó en sus cuentas de redes sociales. ‘Ha sido muchísimo lo que he vivido dentro del mundo del toro, tal vez demasiado para que esta decisión no me vaya a doler y a pesar durante el resto de mi vida’.

Borja Collado, de 18 años de edad, estaba anunciado para torear el pasado sábado en Navas de San Juan y al día siguiente en Alicante, y según su apoderado, Manolo Carrión, para esta temporada ya tenia hechas las principales ferias de novilleros, como Arganda, Calasparra o Algemesí, estaba apalabrada su actuación en la feria del Pilar de Zaragoza y, en total, al final de campaña habría sumado alrededor de veinticinco festejos. Algo que, en estos tiempos, está al alcance de muy pocos.

No es fácil renunciar a tus sueños, a las ilusiones de toda una vida, pero también tiene su mérito el pensar con frialdad y mente clara, sopesar pros y contras y evitar males mayores y futuros. Cuántos hubiesen querido tener el valor que ha tenido el valenciano y no llegar con las manos vacías a una edad en la que ya no hay oportunidades y sí un roto imposible de componer.

“Me voy con la conciencia tranquila de que todas las veces que me he vestido de luces ha sido sin engañarme a mí mismo, yendo a la plaza sabiendo todas las consecuencias que podría acarrear no volver a entrar por la misma puerta de esos hoteles que huelen a torería", dejó escrito en su comunicado.

Quizás dentro del viento ha quedado algo de tu amor por una profesión tan hermosa como dura. Seguro.

 

22
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias