inicio
"Como todo se imita y todo se contagia, en un mundo tan atolondrado  como el que ahora vivimos -el ejemplo catalán, con la monumental  chifladura que lo impulsa y mantiene, no es lo más disparatado que  nos ha sido dado contemplar en vivo y en directo...-,"
Paco Delgado - 23/11/2017

Como todo se imita y todo se contagia, en un mundo tan atolondrado  como el que ahora vivimos -el ejemplo catalán, con la monumental  chifladura que lo impulsa y mantiene, no es lo más disparatado que  nos ha sido dado contemplar en vivo y en directo...-, no escapa al  dislate el mundo de la información. Y también la concerniente al  mundo taurino se ve afectada por la extravagancia y el desmadre.

No hacía falta que, cuando pisamos por primera vez un aula de la  Facultad de Periodismo, se nos recordase el que esta actividad debía  guiarse por la veracidad, rigor e imparcialidad, y que la objetividad  debía primar en cualquier trabajo que en este campo se realizase.  Quien más quien menos, lo tenía claro. Pero, por si acaso, se nos  machacó sobre los principios que debían regir un periodismo ético:  Verdad y precisión; independencia; equidad e imparcialidad; humanidad  y responsabilidad.

Bien, pues todo esto parece cosa del pasado, algo anacrónico y que no  va con este tiempo enloquecido y parece que absurdo. Y si con la  llegada de la llamada “prensa rosa”, patética, vomitiva y que más  bien debería denominarse “prensa de bragueta”, saltaron  y parece que  se eliminaron todos los controles, la información deportiva, sobre  todo en radio y televisión, ha demostrado que lo de independencia,  equidad e imparcialidad es algo ya desconocido en su ámbito y cada  programa tiene en plantilla a un ¿colega? que defiende a muerte,  venga o no a cuento, a un determinado equipo, a un jugador en  concreto o hasta a un árbitro amiguete, dando una imagen espantosa y  consiguiendo que la credibilidad del medio desaparezca por completo.  Todavía recuerdo cuando José María García destituyó en directo, una  tarde de domingo, a un corresponsal por defender los intereses de un  equipo y no atender las recomendaciones y razonamientos del entonces  director del Carrusel: “Tus colores son los de todos los oyentes,  sean de Málaga, de Bilbao o de Albacete”. Hoy se le caería la cara de  vergüenza si escuchase o viese, por ejemplo, a Roncero, maldecir y  tirarse de los pelos por un penalty no señalado al Real Madrid. O a  Manolete si pasase lo mismo con el Atleti o a otro señor de Barcelona  al que sólo le interesa que gane el Barça. Lamentable y bochornoso  por mucho que ahora se imponga el periodismo espectáculo o venda  hacer el payaso en espacios antes tenidos como más o menos serios.

Y este “efecto Fofó”, en honor a quien fue uno de nuestros más  grandes payasos de verdad, se ha trasladado ya a la información  taurina, en la que desde hace tiempo se ha disipado el rigor que  siempre la distinguió y se han perdido aquellos conceptos de  independencia e imparcialidad que en la mayoría del colectivo han  imperado en los últimos tiempos. Baste con echar un ojo a  determinados portales o revistas especializadas para comprobarlo. Y,  por si fuera poco, llega ahora lo que se podría denominar como  “efecto Joubert”, así denominado por ser este diestro francés el  desencadenante involuntario del mismo cuando, a la hora de votar uno  de los más prestigiosos trofeos del mundo taurino, que premia al  diestro más sobresaliente de la temporada y a la mejor ganadería en  el conjunto de la campaña, uno de los encargados de emitir su parecer  tiene como matador más destacado de 2017 a Thomas Joubert y a una  vacada también gala como proveedora de los más y mejores toros en el  conjunto de ferias de España, Francia y Portugal...

No dudo ni por un instante de la intención del votante, pero, hombre,  ¡estamos hablando de elegir a los mejores, más completos y más  regulares de marzo a noviembre! y el pobre Joubert, al que espero y  deseo que un día pueda ser en verdad tenido como aspirante a esa  Oreja de Oro, ha toreado cinco tardes... y, hay que recordar, se vota  al mejor en conjunto, no al que más me guste a mí o al que haya visto  en mi pueblo... No. Se debe votar al que haya llevado a cabo un  ejercicio más brillante y sólido a lo largo de esos nueve meses y en  la mayoría de plazas y ferias de importancia y nivel.

Ojalá esto sea sólo una anécdota y no prolifere este “efecto  Joubert”. Sería ya lo que faltaba...

  Votar:  
Resultado: 4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos   11 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.