inicio
Paco Delgado - 15/12/2016

Al igual que la prensa deportiva -la de Madrid insistiendo hasta la náusea en que el Real es una máquina (cuando es un equipo sin orden ni concierto, sin ideas, esquema ni sistema de juego, que lo basa todo a la genialidad de sus figuras), que Ramos es un extraordinario jugador, autor de goles cruciales (y lo que sí hace es propiciar muchos más del doble en su propia portería y es un auténtico agujero en una defensa muy inestable) o que Zidane es un entrenador fabuloso (siendo un técnico inexperto aunque, al parecer, se lleve muy bien con unas pretendidas estrellas de trato imposible); la de Barcelona despotricando todo el día ante presuntos favores a su rival blanco (cuando es a los culés a quienes más se ha favorecido en los últimos tiempos), hablando maravillas de los nuevos fichajes (jugadores que, con suerte, tendrían que dar gracias a todos los dioses por jugar en equipos de mitad de la tabla para abajo) o buscando colarnos que Messi o Piqué son jugadores también intelectualmente superdotados, por ejemplo, o que, en fin, nadie en lo que es mucho más que un club hace trampas a la Hacienda española- trata de hacernos comulgar con ruedas de molino en busca de que la noria siga girando y haciendo dinero a espuertas, los enemigos de la fiesta taurina intentan intoxicar a la opinión pública con sandeces o directamente embustes de gran calado.

Es en lo que se acaba de pillar a uno de los grandes bobos del independentismo catalán, el inefable Alfred Bosch -sí, el mismo que hace unos meses se descolgó queriendo no sólo prohibir por sus santas narices cualquier expresión de origen taurino (hay cientos de ellas en nuestra lengua y tan arraigadas como la propia tauromaquia) sino que se sancionase económicamente su uso en público-, el líder de ERC, el partido republicano cuyas siglas recuerdan a una fábrica de explosivos, que ahora ha publicado una sarta de mentiras en cuanto a la subvención de festejos por parte del Estado.

Dice este gran botarate que las arcas públicas han contribuido a la organización de festejos taurinos por un importe de casi seiscientos millones de euros. Nada menos. Que todo festejo taurino recibe una subvención del 33% respecto a los costes. Que un festejo taurino de plaza alcanza los 600.000 euros, mientras que un festejo popular es de 60.000... y así todo. Cuando la realidad, y la Fundación Toro de Lidia ha tenido la oportunidad y el acierto de desmontar toda esta falacia, es que del Estado no hay más dinero que el consignado al premio Nacional de Tauromaquia, lo que supone ¡el 0,006% del total del Presupuesto!. Y que, en cambio, de los toros, el erario saca una muy jugosa tajada, pues sólo en concepto de IVA se lleva un pico, si se tiene en cuenta que, en 2014, los festejos taurinos aportaron al Estado 45 millones de euros por esa partida, lo que supone un 62,4% más que el cine, que en aquel año recibió 74,5 millones de los Presupuestos Generales del Estado. Otro dato significativo: en el reciente festival celebrado en Valencia a beneficio de la Fundación Oncohematología Infantil del Hospital del Niño Jesús, en el que se consiguió un beneficio de 36.537,82 euros, para la Seguridad Social e impuestos se fueron más de 30.000 euros. Lo que no está nada mal para ser un espectáculo que no depende del Estado.

La falsedad de los datos que proporciona el Informe Bosch en cuanto a los costes de producción es tan evidente, que cuesta entender como se le ha dado veracidad entre algunos medios de comunicación y cómo no tiene repercusión penal.

No es lo de menos que traten de prohibir festejos aduciendo falta de arraigo, etcétera, es que tratan de minar la opinión pública allí donde ahora mismo más duele: la bolsa. Y parece que les sale gratis.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   7 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.