inicio
Paco Delgado - 27/08/2015

Hablar de toros hoy en día, en sentido literal y estricto, es, en no pocas ocasiones, discutir sobre la preponderancia actual del encaste Domecq, de cuya savia se nutre buena parte del frondoso árbol genealógico de la raza brava española.

Su origen hay que buscarlo en los toros que criara Vicente José Vázquez con reses procedentes de Ulloa, Cabrera y Vistahermosa, cuya ganadería adquirida por el rey Fernando VII en 1830, siendo vendida a su muerte a el Duque de Veragua. En 1930 se traspasó a Juan Pedro Domecq, quien la aumentó con reses de Mora Figueroa y Conde de la Corte. En 1978 pasó a manos de Juan Pedro Domecq Solís que ha logrado afianzar esta ganadería como un encaste propio y madre de buena parte de la cabaña brava tanto española como americana, consolidado y reforzado, a mediados del siglo pasado, con el aporte de las reses de Jandilla, vacada formada por el traspaso de nueve décimas partes de la ganadería de Juan Pedro Domecq y Díez, cuyas reses se marcaban con el hierro de Veragua y cuyo origen eran vacas y sementales de Tamarón y Conde de la Corte, asimismo de aquella procedencia, y de Álvaro Domecq, que adquirió la ganadería formada por Salvador Suárez con reses de Parladé, aumentándola con vacas y machos de Francisco Chica y hembras de Carlos Núñez eliminando lo anterior y que, desde 1957 se anuncia como Torrestrella, ganadería compuesta en la actualidad por toros de Curro Chica, Carlos Núñez y Jandilla, teniendo un tres por ciento de sangre de Veragua y el resto de Parladé.

De este tronco muchas han sido las ramas que han ido brotando a lo largo de estos últimos casi cien años: Santiago Domecq, Marqués de Domecq, El Torero, El Ventorrillo, Victoriano del Río, Zalduendo, Salvador Domecq, Daniel Ruiz, Los Guateles, El Torreón, Garcigrande, Domingo Hernández, Las Ramblas, Guadalmena, Román Sorando, Luis Algarra, José Luis Osborne, Barral, Fuente Ymbro, Hermanos Sampedro, La Palmosilla o El Parralejo, por citar los más conocidos, son ejemplo de cómo se ha ido extendiendo por el mapa ganadero esta simiente y, según reflejaba una estadística publicada en el semanario taurino 6 Toros 6, casi el 65 por cien de los toros lidiados en España y Francia en las últimas temporadas pertenecieron a vacadas de origen Domecq, es decir, casi dos de cada tres toros.

Pero no por ser común su origen es similar el comportamiento, ni siquiera el tipo, de todos los productos de estas ganaderías. Siendo, por ejemplo, los toros de El Ventorrillo de puro origen Juan Pedro, en los más de veinte años que han transcurrido desde su adquisición, las características de unos toros y otros son ya casi totalmente distintas. Otro tanto se puede decir de las reses que Ricardo Gallardo cría y marca con el hierro de Fuente Ymbro, ganadería formada con sangre de Jandilla y que ni por morfología ni actitud guardan ya parecido alguno con su matriz. Ni, por cercanía, con lo que lidia Daniel Ruiz, cuya ganadería es también deudora de Jandilla.

Tampoco se puede equiparar casi en nada a lo que se lidia marcado con el hierro de Torrestrella con, otro ejemplo, lo de Marqués de Domecq. Ni lo de este con lo de Salvador Domecq, que, a su vez, poco o nada tiene en común con lo que críaba Fernando Domecq y lidia a nombre de Zalduendo, hierro en la actualidad propiedad de Bailleres...

Se trata, además, de una procedencia a la que se puede dotar con cierta facilidad de una muy considerable proporción de caracteres según el gusto de cada cuál, tanto en cuanto a hechuras como a temperamento, teniendo siempre presente que el consumidor, mucho más abundante que el aficionado, pide ahora un toro que, sobre todo, permita un toreo basado en gran parte en la belleza plástica, en lo que ha dado en llamarse emoción estética.

A la hora de hablar de monoencaste hay que tener cuidado en no generalizar, puesto que, ya se ve, dentro de Domecq hay todo un mundo.

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   13 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.