inicio
Paco Delgado - 27/04/2017

Que todo se acaba y tiene su fin es algo que no por sabido deja de  sorprendernos y amargarnos. La muerte, que todo lo iguala -y que todo  lo puede-, sigue dándonos disgustos y motivos de pesar.

Hace unos días era Manolo Cortés quien nos era arrebatado. Ahora es  otro torero de los que hicieron época, una gran figura, quien, de  manera inesperada, desaparece dejándonos sin una de las grandes  referencias del toreo del siglo XX: Sebastián Palomo Martínez, que en  los carteles lució orgulloso el nombre de su pueblo, Linares, con el  que tanto se identificó que hasta parecía en verdad parte de su  propio nombre.

Fue Palomo, además de uno de los más destacados del toreo de su  tiempo, uno de los diestros que dejaron constancia de la importancia  del valor en la escala de factores precisos para triunfar en una  profesión tan difícil y complicada como la de torero y que  justificaron la categoría de esta actividad como fórmula de ascenso  social. Hijo de un humilde minero y con un horizonte incierto como  aprendiz de zapatero, el mundo de los toros no sólo le atrajo como  pasión sino que acabó convirtiéndole en una estrella.

Al hablar de Palomo, dando por sabidos sus logros y capacidades, hay  que hacerlo de cuatro grandes hitos que marcaron su carrera. Para  empezar, no se puede obviar su paso por el siempre recordado y  añorado concurso “La Oportunidad”, al que llegó como un maletilla al  que apodaban “El Rata” y del que salió lanzado y listo para su debut  con picadores, celebrado en Ondara el 3 de enero de 1965, cortando  cuatro orejas en un encierro de Núñez Guerra, alternando junto a  Gregorio Tébar “El Inclusero” y Vicente Punzón y, un año más tarde,  tomar la alternativa -Valladolid, 19 de mayo- de manos de Jaime  Ostos, con Mondeño como testigo y toros de Salustiano Galache.

Tres años más tarde, y sin haber debutado todavía en Las Ventas,  decide, junto a Manuel Benítez “El Cordobés”, hacer la guerra por su  cuenta, sin plegarse a condicionamientos ni imposiciones de las  grandes empresas y toreando juntos en sesenta y cinco festejos que  montan y organizan ellos mismos, en lo que se llamó “la guerrilla” y  que causó un notable revuelo no sólo en el ambiente taurino.

Su tercer gran impacto llegaría el 22 de mayo de 1972. Ese día, y  tras una gran faena en la Monumental madrileña, aclamada por la  inmensa mayoría de la plaza, es premiado con el rabo del toro  “Cigarrón”, de Atanasio Fernández, casi cuarenta años después de que  se concediese el último de estos trofeos en Las Ventas. Este éxito  acarreó una inmensa polvareda, siendo la primera víctima el  presidente de aquella función, al que poco menos que se obligó a  dimitir por haber cometido aquel tremendo sacrilegio: ¡un rabo en Las  Ventas¡

Pero aún quedaba otra demostración de su casta y su coraje, cuando no  se arredró ante la tremenda campaña que se orquestó en su contra -y  dicen que promovida por dos de los más importantes cronistas de  entonces...- y en la que se llegó a empapelar medio Madrid con  carteles que anunciaban, falsamente, la suspensión de su actuación en  la feria de San Isidro del año siguiente. Tan virulenta fue que hasta  sus propios apoderados, los hermanos Lozano, le aconsejaron que  cediese y no actuase, como pedían sus detractores. Pero ahí salió de  nuevo la garra y el valor de este hombre y, sin arrugarse ni ceder al  acoso, hizo el paseíllo de nuevo en el escenario de uno de sus más  grandes éxitos.

Tras varias retiradas y sucesivas reapariciones, el 9 de agosto de  1995, en Benidorm, junto con Manuel Díaz “El Cordobés” y Javier  Conde, con toros de Gabriel Rojas, actuaba por última vez vestido de  luces. Aquella noche se escribió la última página del historial de  uno de los toreros más valientes que ha dado la tauromaquia y cuya  biografía se ha cerrado en un hospital madrileño a causa de una  complicación cardíaca.

  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   13 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.