inicio
Paco Delgado - 29/06/2017

De infarto fue la noticia que el pasado jueves, 22 de junio, despertó  a los aficionados: Las Ventas suspendía la temporada. Un bombazo. La  falta de un informe municipal que avale la celebración de los  espectáculos con seguridad, hecho que está dificultando sobremanera  por parte del Ayuntamiento de Madrid la concesión de los permisos  para cualquier evento  extrataurino, abocaba al cierre de la  Monumental madrileña, según recogían los principales medios  nacionales. Un mazazo que hasta provocó que más de uno mirase al  calendario para ver si estábamos a 28 de diciembre.

No sería hasta unas horas más tarde cuando Ángel Garrido, Presidente  del Consejo de Administración de Las Ventas, desmintiese la noticia.  A través de su cuenta en Twitter aclaraba que no habría tal  suspensión de la temporada taurina en esta plaza, anunciando que las  obras necesarias ‘se acomodarán al calendario taurino’ y que todas  las partes, tanto Ayuntamiento, como Comunidad y empresa habían  decidido ponerse manos a la obra para subsanar los daños y llevar a  cabo las reformas necesarias que permitan el uso de la Monumental  como plaza multiusos, sin interferir con los festejos taurinos. Por  tanto la Feria de Otoño y todos los festejos previstos se celebrarán  tal como se refleja en el pliego de condiciones.

Otra cosa es que el Ayuntamiento autorice la celebración de festejos  no taurinos, ya que, otro lío, aquí la Comunidad de Madrid no tiene  competencia, fuente de ingresos cuya ausencia sería muy gravosa para  la empresa arrendataria y que estaría en su derecho de pedir daños y  perjuicios por su no explotación, puesto que en el pliego de  condiciones figuraba tal posibilidad y nadie advirtió de la  eventualidad de su prohibición, lo que conllevaría un considerable  perjuicio económico.

Y sin que haya comunicado oficial por parte de nadie, lo que sí queda  claro es que la señora Carmena ha dado un primer aviso. No le gustan  los toros y, por tanto, con un peculiar sentido de la democracia, no  quiere que se celebren corridas de toros y va a hacer todo lo que  esté en sus manos, que puede ser mucho, para que Madrid se quede sin  toros. Por sus santas narices. Esta noticia bien podría haber sido un  globo sonda para detectar cómo respira la parte contraria y ver por  dónde van los tiros.

También se ha lucido la CAM, la Comunidad de Madrid, dueña del  inmueble y responsable de su mantenimiento y buen estado. A ella  corresponde entregarla en perfecto estado de uso y disfrute al  arrendatario a menos que hubiese acuerde en contrario, lo que no es  el caso, que se sepa. ¿Qué ha hecho con la fortuna que ha ganado en  esta plaza desde hace más de treinta años? Pues nada, el edificio  está prácticamente igual que cuando lo inauguraron oficialmente  Belmonte, Lalanda y Cagancho en 1934. Que no vengan ahora con la  cantinela de la herencia recibida, con el yo no sabía o nadie nos  dijo nunca nada...

Cierto es que el coso venteño, con más de setenta años encima,  necesita urgentemente una rehabilitación puede que de arriba abajo,  pero también es verdad que se puede hacer por fases, en tramos y  siempre aprovechando períodos de inactividad taurina. Ya se hizo así,  por ejemplo, en Valencia, sin ir más lejos. El peligro está, como en  tantas otras cosas, en que la política imponga su ley del más fuerte  y no quiero ni pensar que la izquierda radical se haga con el control  de la Comunidad de Madrid, porque entonces sí que estaríamos ante un  muy muy serio problema.

  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   12 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.