inicio
Paco Delgado - 29/12/2016

El pasado domingo, 18 de diciembre, un grupo de independentistas catalanes llevó a cabo un atentado cultural contra el toro de Osborne situado en el municipio valenciano de Tavernes de Valldigna, una figura que era un verdadero emblema para la gran mayoría de la gente de esta población.

La organización independentista Arran, que ha reivindicado la autoría de este delito, aprovechó las fuertes rachas de viento que se estaban produciendo en aquel momento para derribar la estructura metálica que soportaba esta valla publicitaria, procediendo posteriormente a destrozarla valiéndose de una radial.

A continuación colgaron un mensaje en las redes sociales en el que explicaban que combaten ''cualquier muestra de españolismo'' por todo el territorio nacional, explicando también que ''nos oponemos frontalmente a las posturas regionalistas'' y que ''solo a partir de la construcción de los PaÏsos Catalans podemos romper con el Estado''. Además, se ufanaban de utilizar la ''desobediencia'' y aseguraban ''no tener ni rey ni miedo'' y ''rompemos con el Estado español para construir los Països Catalans socialistas y feministas''.

O sea, era eso. No molesta el toro ni lo que suceda en una plaza de toros. Les da exactamente igual que al toro se le de muerte en el ruedo o en el matadero - y ellos ya lo han demostrado, destrozando ese símbolo, obra del diseñador gráfico Manuel Prieto (comunista y republicano para más señas), que está reconocido como patrimonio cultural y artístico de los pueblos de España y considerado internacionalmente como el diseño español más reconocido en el mundo entero). Les trae al fresco la posible defensa del animal -como si la propia existencia del espectáculo taurino no garantizase suficientemente la pervivencia de la especie-, lo de los derechos de los animales -otro disparate...- les importa un comino y lo del elemento cultural de la fiesta les suena a chino. Ellos van por otro camino.

Es odio a España, a esa España que ellos consideran herencia del franquismo y a la que atribuyen como principal seña de identidad, nada menos, el espectáculo taurino, lo que ellos consideran infamante fiesta nacional, precisamente por eso, por su consideración de nacional.

Hay que recordar que la decisión de prohibir las corridas de toros en España, en los últimos tiempos han tenido sólo y exclusivamente motivación política, valiéndose, después, de este respaldo distintas organizaciones y empresas para hacer negocio o promocionar sus reivindicaciones y productos.

La cruzada abolicionista en Cataluña no tiene otro motor que el enorme interés por el lado de buena parte de su clase política de desvincularse de España, buscando así desviar de la atención pública y de su electorado los gravísimos errores cometidos y la malversación -aunque al ser en beneficio propio habría que hablar de apropiación indebida- de fondos públicos, haciendo cargar al Estado español el conjunto de sus pecados. Y para ello, la fiesta taurina era el chivo expiatorio perfecto, la coartada ideal. ¿No es la fiesta nacional? pues fuera con todo lo que represente a este país que nos roba.

Y lo mismo se puede decir de los radicales vascos, que cargando contra la unidad nacional pretenden obtener beneficios contables del propio Estado del que reniegan o pretenden, interesadamente, renegar. O de los imitadores que les salen en distintos puntos de nuestra geografía, afortunadamente sin la fuerza ni calado que aquellos.

Parece claro que lo interesa no es la prohibición de un rito que existe desde que lo hace el hombre, sino la disgregación de un país de más de 500 años de historia. Lo de los toros es pura anécdota y pretexto inicial para romper amarras con quien les mantiene. Y a cuerpo de rey.

Muchos años de educación partidista, sesgada y deliberadamente falsa y errónea han generado un peligrosísimo caldo de cultivo que puede volverse explosivo de aquí a poco si se le sigue agitando tan irresponsablemente. De momento les ha dado por los toros, que son parte muy importante de nuestra cultura, pero veremos por qué les da después.

  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   17 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.