inicio
Paco Delgado - 24/12/2015

No me acuerdo quien dijo que harían falta varias vidas para hacer todo lo que una persona querría hacer a lo largo de su existencia. 

Pero quien así se manifestaba no conocía, desde luego, a Tomás García, que siempre tuvo claro que de las tres potencias del alma es la voluntad la que logra poner en marcha a las otras dos, entendimiento y memoria.

Este castellonense de Albocácer no ha necesitado varias vidas para hacer todo por lo que tuvo ilusión y en sus 82 años de existencia le ha dado tiempo a cumplir y ver hecho realidad todo aquello que se propuso. Claro que, para eso, hace falta primero tener sentido común y no fijarte unas metas clara y objetivamente imposibles. Hay quien pide la luna y se enfada o se deprime por que no se la dan. Hay que saber hasta dónde podemos llegar. El primer paso para alcanzar la felicidad, o al menos no ser unos desgraciados es conocer nuestras limitaciones.

Y Tomás ha tenido esto bien claro desde pequeño, subiendo peldaño a peldaño, desde que una bomba dejó a su familia sin casa y sin casi nada durante la guerra del 36. Aunque eso, sí, también supo enseguida que para conseguir cualquier cosa, por pequeña que se sea, no hay otro remedio que trabajar. Y eso es lo que ha hecho durante toda su vida. Trabajar para hacerse un hueco en la sociedad. Trabajar para labrarse un porvenir. Trabajar para sacar adelante a su familia. 

Trabajar para lograr lo que se propuso.

Trabajar, la clave para una existencia digna y, en su caso, para vivir de cerca una de sus grandes pasiones y aficiones, los toros, un mundo apasionante que ha tenido la suerte y la fortuna de vivir muy de cerca y en muchas ocasiones desde dentro. Y en el que, desgraciadamente, este verbo no tiene mucha aceptación. Ni buena prensa.

Dentro del mundo taurino, además de la amistad con sus protagonistas y muchas personas y personajes vinculados a él, ha tenido un no pequeño papel. Ha sido miembro de varios entes a nivel mundial, fundó la Federación Taurina de Castellón, una revista, organizó festejos - de los que salió escaldado- y montó un concurso de novilleros -que también le costó dinero-. Ha sido asesor de los presidentes de las plazas de Castellón y en alguna ocasión él mismo ha presidido funciones. Y, es algo de lo que más orgulloso se siente, ha creado un museo, El Albero, en el que guarda y expone todos mis recuerdos relacionados con esta su gran afición.

Y, por si faltaba algo, hace poco acaba de publicar un libro en el que cuenta sus vivencias y experiencias ¿Qué más se puede pedir?

Toda una vida, efectivamente, ese es el mejor resumen que hace de su paso por este valle de lágrimas. Trabajador incansable, en el mundo de los toros encontró una válvula de escape que le permitió, aún cuando ello supuso una dosis extra de trabajo, vivir de cerca y desde dentro lo que siempre fue una de sus grandes pasiones.

Mucho, creo, ha sido lo que ha logrado y grande su contribución en todos los frentes en los que ha intervenido a lo largo de su existencia, pero, sin duda, su dedicación a la familia y su bondad y cariño priman por encima de cualquier otra consideración.

Ernest Hello, en su obra clave “El hombre”, decía que el número de mediocres son legión no por debilidad mental ni por simpleza, sino por vocación, comodidad, cobardía o adaptación a la misma mediocridad. Con lo que se demuestra que a Tomás García hay que considerarlo como hombre superior

Sirva de ejemplo a tantos y tantos que creen que las cosas viene solas y que se merecen por que sí. Y quien no lo crea, que lea su libro. Toda una vida. Eso es lo que cuesta conseguir lo que él ha logrado.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   9 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.