inicio
Paco Delgado - 13/08/2015

No es la primera vez que sucede y, desgraciadamente, no creo que sea la última. Pero, tal y como están las cosas por aquí, Francia ha  vuelto a darnos una lección. O varias.

Cuando nuestro Gobierno no destina ni un mísero euro para los toros  en los presupuestos generales y nuestros tibios y vergonzantes - alguno, además, vergonzoso- representantes no se deciden a blindar y proteger de una vez por todas algo que forma parte clarísimamente de  nuestro patrimonio cultural y ancestral, el Consejo Constitucional francés ha vuelto a respaldar la legitimidad de las corridas de toros en el país vecino, señalando que el legislador quería promover el desarrollo de la tauromaquia en las zonas establecidas. Mientras, en España, la indefinición es crónica y nadie se atreve a tomar una iniciativa que zanje, de una vez por todas, los ataques antitaurinos y el odio de estos grupos que más que contra los festejos taurinos van contra la propia esencia española.

“Salgamos del armario y llenemos las plazas”, ha tenido que escribir Sebastián Castella en una carta abierta a los directores de medios de comunicación y en la que pide respeto para la fiesta de los toros y para quienes la siguen. “Soy francés, afincado en España desde hace casi veinte años. Siempre he admirado a los españoles como pueblo que, históricamente, ha defendido y luchado por su libertad. Y ahora, sinceramente, no lo reconozco. Cada día presencio con estupor cómo se vulneran derechos fundamentales que, como ciudadano europeo, me corresponden: el derecho a la libertad y la seguridad que reconoce el artículo 6 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea; el derecho a la libertad de pensamiento recogido en el artículo 10 del mismo documento; el derecho a la libertad de expresión y libertad de las artes amparados por los artículos 11 y 13 de dicha carta; o la prohibición de cualquier tipo de discriminación
reconocida por el artículo 21 de ese mismo documento”. Bien claro lo deja el torero de Beziers, digno de admiración también por esto ¿Alguno de sus colegas españoles se adherido a este manifiesto? No.

Hace unos días, en Marbella, dos pecho lobo indocumentados saltan al ruedo de la plaza de Marbella y provocan un altercado ante la pasividad de las fuerzas del orden. Luego, y tras una gran faena de Morante a un no menos gran toro, el presidente de la función, en un alarde de purismo y evidenciando ser un águila, niega el indulto y provoca otra situación desagradable cuando el torero de La Puebla decide no matar al astado. "Lo ocurrido no puede quedar en anécdota. Es un insulto y una falta de respeto al público", decía Pepe Román, gerente de la plaza de toros de Marbella, tras el episodio. Y, efectivamente, así es.

Como lo fue lo sucedido en Palma de Mallorca o hasta en Benidorm, donde hace unos días cientos de cafres insultaron a placer a Jesulín y a Fran Moreno al entrar al coso de esta turística ciudad alicantina. Claro que más grave fue comprobar que había más antitaurinos fuera que espectadores en los tendidos.

Un toro casi mata a Rivera Ordóñez en Huesca y las redes sociales se llenan de mensajes deseando la muerte del torero, nadie hace nada ni toma cartas en el asunto y, que yo sepa, no sólo no se ha tomado medida alguna contra ese aluvión de deseos de muerte, es que la cuenta oficial de Twitter de la Policía no se ha manifestado sobre las peticiones de intervención contra esos mensajes miserable ¿Pero dónde estamos? ¿Qué está pasando? ¿Hacia dónde vamos? En Francia, en cambio, se detiene y condena a los vándalos que llevan su protesta hasta más allá de lo legal.

En un país cada vez más dividido, en el que muchos pueblos y ciudades prohíben el himno nacional y esconden la bandera, va a ser verdad aquello de que Europa comienza al otro lado de los Pirineos. De momento allí, y al menos en cuestiones taurinas, nos siguen dando sopas con honda.

  Votar:  
Resultado: 4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos   22 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.