inicio
Paco March - 11/09/2016

"Me quedo con la emoción de las cosas y se me olvida todo lo demás" (A.Machado)

El toreo se vistió de goyesco en Arles expresándose con la belleza y la emoción que le son propias y sobre la arena del Coliseo hecha lienzo para que Esplá pintara alegorías de marismas y majas, se expresó con toda su riqueza de matices.

Acabada la corrida, Morante sacó a hombros al maestro de Alicante y a su lado, también alzado por jóvenes aspirantes a la gloria, Juan Bautista, doble triunfador, como empresario (plaza llena, memorable festejo) y como torero (cuatro orejas y un rabo, ahí es nada). Tres formas de hacer y decir el toreo.

Esplá lo hizo con su macerada maestría y lo dijo desde un pundonor y una vergüenza torera que han sido su sello durante cuarenta años. Todo en él es torería (hay que tenerla, y mucha, para calzarse una redecilla blanca en la cabeza y que hasta parezca bonito). Seis años sin vestirse de luces (aquí, tampoco, pues era goyesco el traje), el paso del tiempo pero la misma y cabal forma de ir y salir de las suertes. No puso banderillas (una lesión en el pie lo impedía) pero capote y muleta volvieron a conducir embestidas desde un sentido lidiador que le ha distinguido siempre y un concepto en el que el toro es el material para la obra, el cómplice necesario, el amigo que en cualquier momento se revuelve, te sorprende y te puede matar. Llegó el susto mas no la tragedia que pudo ser en el cuarto, por dos veces alzado el torero, como un pelele goyesco, sobre las astas, por dos veces estrellado sobre la arena y los pitones buscando hacer presa. Pero Esplá es mucho Esplá, el pundonor por bandera, el corazón por delante para volver a ponerse delante como si hubiera contratos por ganar. Y lo que ganó, lo que se ha ganado siempre, es la admiración de todos, incluso de aquellos que antes le negaban y ahora invocan su nombre.

Morante es bergaminiano y hace y dice el toreo según le brota del alma. Como el primer toro no proponía otra cosa que el sálvese quien pueda eso hizo y se desató una bronca educada , a la francesa. Y al quinto se lo inventó, pues sólo ofrecía medias arrancadas que el genio convirtió en redondos lentos y acariciados y naturales de frente, pura gracia. Morante fue Morante, o casi, en lo bueno y en lo no tanto y damos gracias al cielo porque sigasiéndolo.

Juan Bautista lleva tiempo haciendo un toreo de altos vuelos y lo expresa con natural elegancia. En Arles, su tierra, su plaza, lo superó. O casi. Rotundo, seguro, fue un recital por partida doble. Las yemas de los dedos sobre el cáncamo, la tela roja lacia adelantada siempre en la rectitud del cite, el redondo encajado, desmayado el cuerpo, despejada la mente. El natural así, como suena, natural. Los adornos, la satisfacción en el rostro, henchida el alma. Toda obra requiere la firma, el remate y Juan Bautista es, hoy por hoy, uno de los mejores hacedores de la suerte suprema y, en la de recibir, maestro absoluto. Ocurrió en sus dos toros y fue un clamor: la distancia justa entre toro y torero, la rectitud en la colocación, la mirada que no ve los pitones porque busca el lugar preciso , el cite a la voz acompasada con el toque firme que adelanta la muleta, el toro que se arranca, el torero que espera (lo recibe) para cuando llega el instante último de la reunión vaciarla embestida al tiempo que el estoque se hunde en lo alto de morrillo.

Hubo más, claro, en esa tarde goyesca y memorable de Arles. La escenografía firmada por Esplá (el artista total), la música que aquí siempre suena a gloria,  lo que se sumó para la ocasión el violín prodigioso de Paco Montalvo.

A la misma hora que todo eso sucedía en Arles, al tiempo que en otras plazas de España  y  también en los festejos populares la Tauromaquia se expresaba en sus distintas formas,unos cuantos miles vociferaban odios, mentiras e insultos contra ella por las calles de Madrid. Nunca conocerán la belleza.

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   6 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.