inicio
Paco March - 28/04/2016

Cuando, allá por 2004, el Ayuntamiento de Barcelona proclamó a la ciudad como "contraria a las corridas de toros", el taurinismo oficial se lo tomó a risa.

Y es que a  Barcelona ( capital de una Cataluña en la que la Tauromaquia, acabar con ella, era una fijación desde el inicio de la recuperada autonomía política) el taurinismo oficial la miraba con desdén hacía ya años con la coartada de la gestión empresarial y sus consecuencias en la respuesta de público. De aquella Barcelona santo y seña del toreo en la primera mitad del siglo XX apenas quedaba el recuerdo y la nostalgia, cierto. Como también lo es que la afición catalana se sintió huérfana de apoyos y, en ocasiones, ignorada y/o despreciada. Aún así, acudía  a la Monumental (que, dicho sea de paso) continuó, mal que bien, como plaza de temporada) al reclamo de carteles atractivos e incluso remontó- un canto del cisne- a partir de José Tomás, a finales de la década de los noventa.

El Ayuntamiento de Barcelona puso sobre la pista al Parlament con las consecuencias ya conocidas, que aún ¿eh, Tribunal Constitucional? sufrimos. Pero lo peor, para todos, estaba por llegar y la prohibición catalana fue la espita abierta para lo que se desencadenó de inmediato. Y así estamos.

La tarde del regreso de José Tomás a los ruedos (Barcelona, La Monumental, 17 junio 2007) en los abarrotados tendidos se sentaron, junto a la afición resistente, personas, personalidades y personajes de distinta significación y procedencia. Entre ellos, Sabina y Serrat. A las puertas de la plaza, como había sucedido (y siguió pasando después) en las tardes de corrida en los años anteriores, con progresiva violencia verbal, se instalaron las vociferantes huestes antis que, para lo ocasión,  tuvieron a bien destrozar, a la usanza nazi,  discos y cd’s de Joaquín y Joan Manuel. Algo así como un aviso a navegantes.

Un aviso que, visto lo visto, tuvo éxito, pues, salvo Andrés Calamaro , la intelectualidad rojeras afín,  calla. Vergonzantemente.

Con su silencio, son cómplices. Cómplices de la manipulación, la mentira y la violencia antitaurina . Y colaboracionistas con aquellos que, desde su responsabilidad política en las instituciones, las ponen al servicio de intereses económicos disfrazados de ideología.  Madrid Capital Animal es el último ejemplo, la última vergüenza.

El hostigamiento, no ya a la Tauromaquia en sí, también,  y en un crescendo cada vez más peligroso,  a los aficionados, debería llevar a esa "intelectualidad taurina" a alzar la voz en un ¡basta ya! tan justo como necesario. Lo otro, el silencio, es cobardía.

En una maquiavélica formulación sin ningún sustento histórico, ideológico y cultural,  desde la  izquierda dominante (con la imprescindible y torpe ayuda de la derecha ramplona, cursi, carpetovetónica y casposa) se ha proclamado una sola verdad, la que identifica tauromaquia con tortura y, desde ella, difundir argumentarios que sólo se sostienen desde la mentira y la manipulación pero que, no tan sorprendentemente, encuentran voceros con gran poder de difusión.

Pero, claro, si la respuesta del taurinismo oficial es, como acaba de ocurrir, jalear el (innecesario e inoportuno ) anuncio de la presencia del rey que reinó en Jerez de la Frontera en la corrida de José Tomás, no parece que se hayan enterado de qué va la cosa. De momento, ha servido para una convocatoria anti a las puertas de la plaza y la consiguiente tormenta de insultos para los aficionados, que, resignadamente, los soportaran ante la atenta mirada de las fuerzas del orden y sus enérgicos ¡siga, siga, no provoque !.

Entre tanto asco, me quedo con lo que ha escrito el cantante cubano Silvio Rodríguez apenas bajar del escenario donde cantó ( y emocionó) en la Plaza de Toros de Córdoba y con un título maravilloso, Unicornio en plaza de toros: "Los camerinos que nos tocaron ayer, en la plaza de toros de Córdoba, fueron los que usan los toreros. Aunque personalmente no sea un amante de la lidia, impresiona conocer los rincones de donde algunos grandes artistas de la tauromaquia salieron a forjar sus leyendas. Acaso un soplo de ese espíritu de gloria nos acompañaba cuando marchábamos a nuestra faena musical, porque sin dudas fue un concierto inolvidable, marcado por la generosidad de un público amoroso, como el que nos suele acompañar en este periplo por las Españas.

Tarde en la noche, cuando ya nos retirábamos a descansar, escuchamos detrás de un muro los gritos de "Silvio, asómate que hemos encontrao tu unicornio"… Acudimos prestos a la llamada anunciadora y encontramos todavía más amor en esta tierra de califas".

A los de Madrid Capital Animal, a esa izquierda(sic) pusalánime y moralista en posesión de verdades y bondades absolutas;  que obscenamente es capaz de reinterpretar a Goya a conveniencia;  que insulta y denigra con impunidad; que destina dinero público a su sectaria política; que hace pasar como "artistas" a juntaletras, pintamonas, panfletarios y cantaores papafritas; a esa izquierda (sic) , va Silvio y les dice, repito,  que:   "impresiona conocer los rincones donde algunos grandes artistas de la tauromaquia salieron a forjar sus leyendas".

Artistas, tauromaquia, leyendas...

Hala, Ahora Madrid, a quemar discos de Silvio Rodríguez.

  Votar:  
Resultado: 3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos   19 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.