inicio
Paco March - 26/02/2016

Son jóvenes (la mayoría) y de muy diversas profesiones (también alguno en el paro), juntos se toman unas cervezas antes y después de los toros, se interesan por la música (la ópera, incluso), el cine (Ateneo Orson Welles le pusieron a su invento). Se reúnen en una librería donde, además, se toma café y a ella han convocado en tertulias de gran nivel  a toreros (Curro Vázquez,  César Rincón, Juan Bautista, Juan Mora, El Fundi, Rafaelillo), ganaderos (Victorino Martín), artistas de la fotografía (Josephine Douet),  periodistas (Chapu Apaolaza). Y a Boadella, chúpate esa.

No tienen otra financiación que las cuotas de sus socios (que van en aumento, los socios, no las cuotas) y el establishment taurino los mira con desdén,  cuando no los ignora.

Hará un par de años, en una de sus noches de copas y risas, el núcleo fundacional (por llamarlo algo) tuvo una ocurrencia, otra más ¿por qué no hacer una revista?. Y a ello se pusieron, en sus ratos libres, aunando voluntades, que cada vez eran más y de diversas procedencias que se sumaban a los residentes en la capital: de Sevilla a Zaragoza, de Barcelona a Valencia o Granada.

Esa ocurrencia tuvo nombre "El  Monosabio" y en enero de 2015 vio la luz el primer número, dedicado- nada menos- que a la "Corrida del Siglo", sí, aquella de 1982 (año del cambio) en la que Ruíz Miguel, Esplá , Palomar y Victorino salieron a hombros por la puerta grande de Las Ventas mientras la afición gritaba ¡esto es la Fiesta, ¡esto es la Fiesta !.

Aquella corrida,  que si no cambió el mundo sí fue una convulsión, muchos de La Orson- por edad- no la vieron,  pero sí eran conscientes (el abuelo o el padre que te la cuenta a la que puede, las repeticiones por televisión…) de que esa Fiesta, la del toro de verdad y los toreros que la enfrentan con gallardía es la que les interesa.

Al Monosabio 1, el taurineo , fiel a sus principios, la ignoró, faltaría más y las muchachas y muchachos de La Orson la distribuyeron  a su aire, aquí una presentación (hasta la Barcelona de la prohibición se fueron), allá voceándola a la entrada de los toros en distintas plazas, entre miradas de indiferencia ¡es la cultura, estúpidos!,  y otras de pena, aunque , de vez en cuando, alguien  se acercaba,  miraba con curiosidad antropológica e incluso llegaba a preguntar ¿es gratis ? . Al decir que la cosa eran cinco euros, pies para que os quiero, que la cultura  es para bajarla por la cara y por internet , ¡amos anda!.

Pero no escarmientan y ahora van y sacan El Monosabio 2. Un artefacto (contra) cultural que luce en portada el dibujo de una minotauro con corbata y como título "El animal político".

Y es que de toros y política va la cosa. El lector- que alguno habrá, digo yo-  se encontrará con entrevistas a políticos de todo los colores, incluido el alcalde comunista de la única ciudad portuguesa en la que se matan los toros, sorprendentes artículos/ensayos y un diseño gráfico que rompe esquemas.

Pero más allá de todo ello, lo relevante es que pese a tanto tonto que les niega el pan y la sal, ignorándolos desde su  estúpida arrogancia,   ellos siguen,  erre que erre.

Van  contra corriente, no se suman al lloriqueo autocomplaciente. Van ligeros de equipaje y sobre sus hombros hay cabezas que piensan, no rizos engominados que disimulan la caspa.

Y, lo que son las cosas, todos aquellos (por ejemplo, los citados al inicio) que han querido conocerlos (Esplá se fue de cena, anécdotas y risas con ellos) han quedado fascinados. Así, sin exagerar.

¡Ha salido El Monosabio, ha salido El Monosabio!. 

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   19 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.