inicio
Paco March - 03/10/2015

Nunca lo entenderán, ellos, ellas, los, las que todo lo saben.

Ellos, ellas, los, las profetas; ellos, ellas las que confunden derechos con firmes; ellos, ellas, los revolucionarios, las revolucionarias de pacotilla; los, las animalistas de salón; ellos, ellas, disfrazados, disfrazadas de progres sin progreso, de revolucionarios sin revoluciones; ellos, ellas que ignoran la Historia, insultan la Memoria, desprecian la Cultura; ellos, ellas, ufanos, ufanas, en sus desprecios, sus gestos y sus muecas.

Ellos, ellas, los que; “más que nausea, dan tristeza/no rozaron ni un instante, la belleza”.

Sí, la belleza de un hombre, un héroe aupado a hombros, rictus de dolor en el rostro blanco de un corazón rojiblanco, que sobre el albero venteño acababa de gritar, de nuevo por si falta hiciera, la grandeza del toreo a los estúpidos y las estúpidas que- pobres- la niegan, la cierra, la prohíben.

El toreo es – no sólo pero sí y mucho- apuesta sobre el tablero, partida sin cartas marcadas, búsqueda y hallazgo- o no- , hermosa locura en tiempos en los que “ya no hay locos, en España ya no hay locos”.

López Simón doliente y sereno presentaba la muleta para dibujar redondos de pasmosa lentitud, citaba a recibir- el volapié resultaba suicida sin movilidad- , hundía el estoque en la yema y alzaba los brazos victorioso. Y veinticuatro mil lo hacían con él, en un clamor que iba desde las barreras postineras a las andanadas de los viejos aficionados, de la sombra de alto copete al sol del pueblo.

El pueblo, sí, el pueblo. El pueblo, al que no se invita- claro- a los salones del toreo.

Decíamos…

Alberto López Simón no hará el paseíllo esta tarde en Las Ventas, donde estaba anunciado y su lugar lo ocupará Gonzalo Caballero, que, además, tomará la alternativa.

El destino, de nuevo, jugando su baza. Alberto y Gonzalo son amigos, muy amigos. Valientes, muy valientes. Colchoneros, muy colchoneros, algo que- dicen- imprime carácter.

Gonzalo Caballero verá cumplido hoy el inicio de un sueño que, ojalá, sea de largo recorrido. Ha tenido que caer su amigo para que llegara lo que le estaban negando.

Eso también es el toreo, el juego de azar que insospechadamente te invita a la gloria.

Sí, estúpidos y estúpidas, alcaldes y alcaldesas, gobernantes y gobernantas, tertulianos y tertulianas…

  Votar:  
Resultado: 4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos   20 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.