inicio
Paco March - 15/10/2016

Anda estos días por Zaragoza el filósofo Víctor Gómez Pin, siempre presto a la llamada del toreo, más aún cuando de por medio están José Tomás o Alejandro Talavante, que esta tarde torea en la Misericordia. El filósofo y el torero suelen mantener conversaciones, en las que me atrevería a asegurar en algún momento intercambian los papeles, aunque sólo-claro- en el plano dialéctico.

A Gómez Pin el mundo del toro le debe reconocimiento, tanto por su constante reflexión sobre la Tauromaquia en artículos, entrevistas, actos públicos y en libros como "La escuela más sobra de vida" como porque, además, lo hace desde postulados que desmontan tópicos y adscripciones ideológicas.

El filósofo se enfrenta a los autoproclamados animalistas desmontándoles discursos maniqueistas carentes del mínimo rigor, como cuando en "Tauromaquia, una forma de comunicar", escribe: "Los vegetarianos dicen que comen lechuga porque ésta no tiene sistema nervioso central y no sufre. Tienen que poner la barrera en algún lado. Dicen que las plantas son sensibles a la música, cosa que me parece una estupidez. Lo que son sensibles es a las ondas". Gómez Pin, que utiliza la palabra con la misma contundencia y  racionalidad que escribe, nació en Barcelona y ha sido, es, profesor en distintas universidades. Aristotélico, comunista y taurino, la tormenta perfecta.

Hablar con Gómez Pin es abrir una enciclopedia del conocimiento en la que todo se explica desde la racionalidad, un discurso ético y moral que va a la búsqueda del ser humano en su dignidad más auténtica. Y, en ese camino, el filósofo encuentra en el ritual taurino muchas de las claves.

A Gómez Pin no le llaman para esos debates cansinos y repetitivos que acaban reducidos a una eterna pregunta ( toros sí, toros no). Ni falta que hace. Pero sí hace falta, diría que es fundamental,  que su voz se escuche y, en eso, los taurinos (pienso en la Fundación del Toro de Lidia, pero no sólo) bien harían en movilizarse. Más aún ante los días, las semanas, los meses que se avecinan si, como parece,  el Tribunal Constitucional se pronuncia sobre la prohibición catalana. Gómez Pin, por sí sólo ni, me temo, con la ayuda de otros, no va a frenar la previsible y ya anunciada desobediencia del poder político catalán, pero sí les pondría, cómo pocos son capaces de hacerlo,  ante el espejo de sus contradicciones y burdas manipulaciones.

Toca a rebato y los mejores, como Gómez Pin (si quiere, claro) deben estar en primera línea.

A alguien que (sirva sólo como muestra) reflexionando sobre la especie humana, escribe: "Una de las cosas que siempre ha parecido que fuéramos diferentes es que, entre otras cosas, San Francisco se ocupa del hermano lobo, mientras que no queda claro que  la recíproca sea cierta. ¿Han visto ustedes al hermano lobo muy preocupado por San Francisco?".; el mismoque en el Pregón  maestrante  de 2013 en Sevilla, proclama el mundo taurino como radicalmente ecologista y que desenmascara la prohibición catalana por ·motivaciones políticas encubiertas, hay que llamarlo, difundirlo, darle la voz y la palabra.

A nos ser, claro, que de entre los nuestros haya quien se sienta aludido cuando, en entrevista aparecida en La Razón en 2012 y a la pregunta de que se debería hacer para que la Fiesta se pueda mantener fiel a su propia esencia, responde: "Librarla de la peste interna, empezando por el casticismo y la retórica casposa".

 

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   10 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.