inicio
Paco March - 24/01/2015

Pocos días antes de finalizar el año se presentaba en Barcelona el libro "Repensar el fútbol" . Su autor, Javier Marcet (86 años) , fue un destacado jugador del Real Madrid y del Español mediado el siglo pasado, con un estilo que muchos asemejaban al de Kubala.

Marcet no se quedó en eso sino que se licenció en Económicas y Derecho y creó una Fundación con su nombre por la que han pasado más de 20.000 niños aspirantes a futbolistas en 25 años. El título de la obra ya da pistas del contenido y el propio Marcet acabó de rematarlo en una entrevista posterior aparecida en el diario La Vanguardia: "Al fútbol le falta liturgia".

El (deporte) espectáculo que mueve miles de millones; que convoca a multitudes; que eleva a los altares de la popularidad y convierte en multimillonarios a jóvenes (no todos , claro ) con tatuajes, crestas de colores y musculadas anatomías  y que, en nombre de banderas , colores y confusas identidades , jalea , soporta o tolera bandas organizadas con la violencia como único y descerebrado argumento, ese (espectáculo) deporte , esa "religión" laica, carece de liturgia, de ceremonia.

Y liturgia la tiene, a puñados, el toreo, pues ¿que si no podría ser todo aquello que da forma, envuelve y uno diría que justifica el rito ?. Un torero cabal, Juan Mora, lo explica así: " Para mí el toreo es una religión y sobre el albero tengo la sensación de iniciar una liturgia".

El rito sacrificial del toreo se escenifica sobre la arena donde el hombre pone un juego la vida ante un animal totémico. Toro y torero, animalidad y humanidad frente a frente, un ganador final (no escrito de antemano) con el fin más espiritual que concebirse pueda: la creación artística.

La liturgia del toreo, que nada tiene que ver con supersticiones y supercherías ni tampoco con reglamentarismos que encorsetan, esa que revolotea en el sorteo matinal y se presenta solemne cuando el torero ( de oro, de azabache, de plata, con montera o castoreño) se desnuda para vestirse.

Liturgia y verdad son las dos columnas del toreo y basta con que una sola de ellas se agriete para que éste empiece resquebrajarse. Liturgia a preservar y verdad (la que da el toro) tantas veces , tantas tardes en entredicho y ahora que la temporada en España y Francia ya está ahí, bueno sería caer en la cuenta de ello.

La sinrazón antitaurina sigue campando a sus anchas ( lo último, el nuevo intento de agresión en un ámbito universitario), amparada por un discurso socio-político que la nutre de argumentos (sic) a la que el sector no responde como debiera, pese a que la reciente convocatoria (con tantas ausencias) en la Venta de Antequera parece indicar una voluntad movilizadora que debería empezar por la exigencia (en la forma que los usos legales permitan) al Tribunal Constitucional de una resolución inmediata al recurso tramitado ya hace más de cuatro años (que son los tiempos medios que el Alto Tribunal maneja ) contra la prohibición catalana.

Y en Catalunya (en L'Hospitalet, en un recinto cultural de gran capacidad cedido por su Ayuntamiento), el próximo fin de semana, se anuncia, organizado por UTYAC, un Congreso (el tercero ya) taurino que tiene mucho de voluntad movilizadora y, más aún, de desafío. Tres días, cuatro sesiones, con toreros (Paquirri, Serafín, Urdiales), ganadero (Adolfo Martín) , periodistas (Ángel G.Abad, Patricia Navarro y quien esto firma) y Salvador Boix (tantas cosas a la vez).

Haría bien el taurinismo (el sano) en mirar esos días a Catalunya. No sólo por el (indudable) interés del cartel sino por su trascendencia. Nada se espera (lo contrario sería una grata sorpresa) en cuanto a seguimiento o mención en los medios locales.

Una convocatoria que añade , el sábado por la mañana , una exhibición de toreo de salón en la calle. Y se podrá hacer en la calle porque será en L'Hospitalet, sólo separada de Barcelona por una parada de metro.

En Barcelona una normativa municipal prohíbe el toreo de salón en la calle ( aunque sea un sólo particular el que lo realice) bajo pena de multa, algo que no pasa en L'Hospitalet. Surrealista, sí, pero así están las cosas.

Por eso y por más, quien pueda debe acudir a la llamada y, los que no, estar atentos a lo que allí suceda . En lo bueno (que lo habrá y mucho) y en el por si acaso.

Ya ven, empieza uno divagando sobre liturgias y acaba llamando al desafío. Es el signo de estos tiempos raros y encabritados.
 

 

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   10 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.