inicio
Paco March - 16/04/2016

...y acabó con el cuadro.

 En el "Día Mundial del Arte", José Antonio Morante Camacho, torero de la Puebla del Río,  se dio la razón así mismo, autor de un pensamiento que lo define: " El arte nace de la naturalidad".

Si hace apenas cuarenta y ocho horas,  sobre el mismo albero maestrante, un bravo toro de Victorino Martín se ganaba el derecho a seguir viviendo y ante él un torero cabal , Manuel Escribano, tocaba la gloria, ahora la conmoción llegaba desde una tauromaquia distinta, la que inspira un toro, "Dudosito" de Cuvillo y un torero  como Morante de la Puebla y ambas, mal que les pese a muchos (que sólo dan carta de naturaleza a una de ellas) son complementarias, también indispensables y enriquecedoras. Claro que ni la una ni la otra se expresan cada tarde en esa dimensión superlativa.

Anda Morante esta temporada empeñado en difundir la obra taurina de José Bergamín y se le agradece,  pues durante muchos años un silencio ominoso cayó sobre la vida y la obra (no sólo taurina) de quien escribió "La música callada del toreo", título que más de uno sigue citando  sin saber el nombre del autor.  Así, una edición especial (y de lujo en tirada reducida para entregar por el propio torero a ciertas personas más o menos relevantes) del "Arte de Birlibirloque" , prologada por Morante, se distribuye las mañanas de corrida en las que se anuncia el de La Puebla. En la dedicatoria de la misma, Fernando Bergamín , hijo del autor, la dedica, en el recuerdo de su padre, "a un torero birlibirloquescode ayer, de hoy y de siempre: José Antonio Morante de la Puebla".

En el prólogo, Morante recoge la felicitación de Juan Belmonte a José Bergamín cuando se publicó "El Arte de Birlibirloque", en el que el autor aúna joselitismo y antibelmontismo: " Don José, he leído su libro...To...to...totalmente de acuerdo"  y el mismo Morante repite en tiempo presente: " Don José, totalmente de acuerdo".

No me extraña. Y es que , escribe Bergamín: " El Arte de Birlibirloque es el que sabe que en cada acción y obra del hombre, Dios pone siempre la mitad. O no la pone y tiene que ponerla el Diablo".

Dios y Diablo, cielo e infierno,  luz y  tinieblas, en la vida y en el toreo, que es su mayor manifestación artística porque la pone en juego sólo por alcanzar un efímero instante de belleza convulsa. Una sucesión de instantes así  se sumaron como un torrente en la faena de Morante a "Dudosito". Y quien valore su dimensión por una oreja de más o de menos, no ha entendido nada.

Como bien explica Antonio J. Pradel en "Elogio y refutación de la quietud": "Morante pertenece  a esa entrañable familia de habitantes del límite que María Zambrano dio en llamar los bienaventurados...y cuando su tauromaquia se hace visible , todo es orden, armonía, gracia, vibración y emoción temblada".

En su cuarta tarde de 2016 en Sevilla, Morante toreó dando la razón a Bergamín: " Todo tiene su nacimiento en la alegría; el arte de Birlibirloque de torear, también".

Por eso,  hoy, los tristes lo están más que nunca.

  Votar:  
Resultado: 3,8 puntos3,8 puntos3,8 puntos3,8 puntos3,8 puntos   18 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.