inicio
Paco March - 12/12/2016

Morante de la Puebla, tan torero, se sintió pintor en Insurgentes y como si fuera la reencarnación de Diego Rivera creó un inmenso mural hecho de las más bellas estampas de toreo que imaginarse pueda.

Toreo en movimiento y de quietud fundidos en una obra de arte de colosal, que esbozó los primeros trazos en el saludo capotero cuando, de improviso, surgió, pegado a tablas, un ramillete de chicuelinas que, visto por televisión en la madrugada española, sonaron como un despertador del alma. Llegó un quite que, a no ser que el genio de la Puebla del Río lo haya rescatado de algún desconocido (por quien esto firma) arcano de la memoria de la tauromaquia, reclama un nombre que lo perpetúe. Algunos han querido ver en él  el "Quite de Oro", mas no diría yo tal, aunque oro puro fue.

Y la faena, que fue un sueño, el toreo soñado por quien lo hace y que hace soñar a quien lo contempla. Al paso primero, en quietud después, distinta expresión, la misma verdad.

Morante acarició las nobles embestidas (mejores por el pitón derecho), en las trincherillas y los trincherazos llevándose a "Peregrino" hasta más allá de las rayas del tercio. Andándole al toro, Morante paraba el tiempo. Y el tiempo siguió ralentizado, un tic tac acompasado con el corazón, en los redondos que surgían cadenciosos y envueltos en el halo misterioso de lo mágico.

Magia sin truco, toda la verdad del toreo, toda la entrega de su artífice.

Pocas veces en mi vida trasnochar ha merecido tanto la pena.

  Votar:  
Resultado: 4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos   11 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.