inicio
Paco March - 26/01/2016

Se le ocurre a Francisco Rivera Ordóñez, Paquirri o sea, colgar una fotografía suya toreando una vaca con su hija Carmen (de 5 meses) en brazos y se lía la de Dios es Cristo. Definitivamente,  se ha perdido el oremus, y no precisamente Paquirri.

Desde luego a mí y creo que a muchos jamás se me hubiera pasado por la cabeza, pese a mi declarada afición taurina, coger muleta e hija y ponerme delante de una vaca por muy pequeña que fuera, entre otras cosas porque bastantes sudores he pasado cuando ocasionalmente lo he hecho,  sólo y sin niña. Pero que lo haga Francisco, un profesional de larga trayectoria y estirpe, no me parece otra cosa que, como él mismo ha explicado, rememorar lo que ya hicieron su padre y su abuelo, eso sí, sin Instagram. Lo máximo que se conserva de aquello es el testimonio fotográfico,  que en su momento no pasó de lo anecdótico para la opinión pública.

Ahora no, ahora internet lo amplifica todo, al instante además. Lo que Paquirri ve como tradición familiar a muchos (demasiados, diría) les revuelve las tripas desde los más peregrinos argumentos(sic) en los que, como siempre, mezclan mentiras, desconocimiento (un toro, dicen) y, lo peor, esa mezquina superioridad moral que alienta su discurso. Lo vomitan, cómo no, en las redes sociales (al bueno de Francisco le llaman asesino y le desean la muerte, como si tal cosa y aquí no pasa nada) pero también encuentran cómplices en los medios de comunicación convencionales. Por ejemplo, en una cadena de televisión catalana en la que Pilar Rahola tiene su particular espacio (patrocinado, además) en un programa informativo de gran audiencia,que, periódicamente, utiliza para sus arengas antitaurinas ante la complaciente mirada del director, que le pone el tema en suerte.

Rahola, que ya se había despachado a gusto en twitter, insistió en sus  (y el de los de su cuerda) temas recurrentes :  el toreo como tortura, rancio, carpetovetónico...y equiparable, por ejemplo, al maltrato a las mujeres. Y, en este caso, con el agravante-dijo, dicen- de poner en peligro a su hija. Doble tortura, insistió: la del animal (siempre por delante, faltaría más) y la de la niña .

Invito a la Fundación que parece empezar a activarse a revisar las palabras de la Rahola, en el mismo sentido, pero al revés, que el Defensor del Pueblo andaluz (del Menor, en este caso) anuncia  hará con la dichosa foto. Hace bien el ombudsman --chúpate esa, los taurinos también sabemos idiomas y estamos en el mundo- en investigar, teniendo en cuenta que la realidad social en Andalucía le permite distraerse con casos de tamaña trascendencia.

Para redondearlo, esta mañana, la dichosa foto aparece en las portadas de los diarios “serios” ¡ay País de mis entretelas!, que, en páginas interiores,  le dedican tratamiento relevante.

No es puritanismo, no, es mera (muy significativa)  estupidez.

 

  Votar:  
Resultado: 4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos   22 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.