inicio
Paco March - 28/05/2015

El músico cubano Pablo Milanés, autor de algunas de las mejores composiciones en castellano de las últimas décadas (Manuel Vázquez Montalbán lo dijo de "La vida no vale nada") firmó, en tiempos de la diáspora cubana hacia el exilio de Miami, la canción "Yo me quedo" en la que, pese a su disidencia con ciertos aspectos del régimen cubano se reafirmaba en su voluntad (que aún sigue) de permanecer en la isla.

Dice parte de la letra: "Qué verde ha de deslumbrarte/qué tierra con su humedad/sus olores/su humildad/va a faltarte. ¿Qué mares han de bañarte/y qué sol te abrazará/qué clase de libertad/van a darte. Yo me quedo con todas esas cosas/pequeñas, silenciosas/con esas yo me quedo. Ya no quiero hablarte de otras cosas/más dignas, más hermosas/con esas yo me quedo".

La canción ha estado visitando últimamente mi atormentada cabeza en cada tarde de toros, en Madrid o Nîmes y también antes y después, leyendo y escuchando comentarios, opiniones y hasta juicios sumarísimos, que tal parecen algunos. Y debo creer que no por casualidad los hermosos versos de Milanés han sido como un bálsamo, una reafirmación que me lleva a exclamar con él: yo me quedo.

Porque pese a toros escasos de todo lo que distingue al toro; toreros poco inspirados; públicos faltones; presidentes sin criterio; prensa errática; tuiteros en permanente posición de ataque... yo me quedo (porque los he visto y los he sentido) con toros con pujanza, bravura, poder, trapío, nobleza; toreros transmutados en héroes; héroes transmutados en artistas; públicos enardecidos... Me quedo, en fin, con el milagro del toreo.

Y cuesta, no crean, a veces es más un acto de fe que otra cosa , pero ¡ay amigo!, cuando la revelación del toreo se produce, allá penas, fuera agoreros, gritos, insultos, mentiras y cintas de video.

He citado Madrid (San Isidro, que aún sigue) y Nîmes (ya acabado su Pentecostés) porque lo veo y lo he visto. Y los he sentido. No voy a repetir nombres ni tardes que la actualidad voraz consume como si tal cosa pero ahí están, para reafirmarme y quedarme.

Me quedo con la pasión, la admiración (se admira lo inalcanzable para uno mismo) , con esas grandes cosas ( la suma de pequeñas cosas tan grandes de una tarde de toros) y, como Milanés, con otras cosas (aún) más dignas, más hermosas.

Y no me quedo con ellas como el naufrago que bracea tras un trozo de madera con el que mantenerse a flote. Me quedo por convicción, porque están ahí, "más de cien motivos/más de cien razones/para no cortarse de un tajo las venas" (otro grande, Sabina).

Tal vez me quede solo.

 

  Votar:  
Resultado: 4,1 puntos4,1 puntos4,1 puntos4,1 puntos4,1 puntos   11 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.