inicio
Mercedes Gentil - 23/08/2017

La localidad extremeña de Esparragosa de Lares ha puesto punto y final a las fiestas en honor a su patrona la Virgen de la Cueva. Estas fechas están marcadas por sus tres grandes días de toros que este año han sido los pasados 17, 18 y 19 de agosto.
La plaza del pueblo, durante mencionadas jornadas, se convierte en un coso provisional con pavimento de arena. Su mítica fuente como epicentro, la sierra del castillo de la Puebla de Alcocer como escenario idílico y los palos y troneras de madera como cobijo armonizan un lugar bucólico para albergar a una cantidad de personas que duplica, con creces, al número de habitantes que tiene el municipio de manera asidua.
Las mañanas han comenzado con encierros y con suelta al ruedo de astados que, como de costumbre, han estado escoltados de un amplio número de personas. Cabe mencionar, la gran afición taurina que existe en los pueblos de la Siberia extremeña y del gran atractivo que suponen los festejos taurinos populares para sus habitantes. 
Si bien, el plato fuerte de los eventos taurinos han sido los toros de la tarde. Hay que dar la enhorabuena al equipo de gobierno encabezado por su alcalde, Fernando García Arévalo, y a la comisión de festejos por los animales de Carmen Valiente que han escogido para disfrutar de estos días. Tanto vacas como novillos tenían una presencia agradable para el sentido de la vista de todos los presentes y la mayoría de los astados han mostrado su bravura en la plaza de Esparragosa.
Resulta obligatorio resaltar la valentía y pundonor de los osados que pisaron arena. Estas características se ven aún más ensalzadas y dignas de reconocer al ser muy escaso el número de valientes que se han puesto frente a los astados para hacer algún recorte o dar algún pase al animal. Con estas modestas palabras quiero hacer un llamamiento para que en futuros años sean más los que se atrevan a conquistar el coso eventual de Esparragosa de Lares, demostrando su arte y valía taurina. 
Tres días de toros que quedan en la memoria y corazón de todos los privilegiados que hemos podido presenciar estos festejos taurinos. Atrás quedan las siestas interrumpidas por la hora del festejo taurómaco. Las camisetas en las que con fraternidad se lucía el nombre de cada peña. Esa bebida llamada ponche que cada grupo de amigos prepara y que, a pesar de llevar ingredientes diferentes, todos los vasos terminan adquiriendo el mismo color y sabor característico. Atrás quedan también las risas y los momentos compartidos con los amigos y familiares sobre las troneras. Y la música con la que una orquesta en directo amenizaba cada tarde taurina. Atrás quedan esas subastas de jamones desde el balcón del Ayuntamiento para aquellos que habían elegido un sitio de sol voluntariamente. Atrás quedan tres días cargados de recuerdos, historias y emociones. Ahora solo queda mirar hacia delante y pensar en que ya queda un día menos para volver a vivir los incomparables toros de Esparragosa de Lares ¡Viva la Virgen de la Cueva!

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.